Escucha esta nota aquí

Bolivia recupera espacio en el comercio exterior, gracias a la manufactura, los productos agropecuarios, la minería y el incremento en los precios de las materias primas. Así, en cuatro meses del año, las exportaciones sumaron $us 3.096 millones, un 15% más que en el mismo periodo de 2019 cuando fueron $us 2.698 millones.

La comparación no se hace con respecto a 2020 debido a que desde el 10 de marzo del año pasado, el país ingresó a una cuarentena rígida que paralizó el comercio.

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, sostuvo que la recuperación de las exportaciones se da no solo por volúmenes, sino también por precios. Los sectores que más están vendiendo al exterior son la industra manufacturera con el 46%, minerales con el 27,5%, e hidrocarburos con el 21%.

Christian Aramayo, coordinador del Centro de Desarrollo Humano y Empleabilidad, dice que el comportamiento de la balanza comercial de Bolivia se puede explicar porque existe una recuperación de los precios internacionales de las materias primas, debido a que las grandes economías se están reactivando. Además, considera que las exportaciones pudieron ser más altas y con un impacto en la generación de empleos si el Gobierno nacional no hubiera puesto trabas.

Mientras que el economista Germán Molina indicó que la demanda y los precios internacionales de las materias primas y alimentos han crecido. Esto hizo que los precios suban y que productos que Bolivia exporta, como la soya, se beneficien. Algo similar pasó con la carne de res y el girasol.

Cabe recordar que, la soya llegó a cotizar en torno a los $us 610 la tonelada en Chicago a mediados de mayo, precio que no alcanzaba desde septiembre de 2012.

Expertos del informe CyClope, un referente en los mercados de materias primas, indican que los precios de las materias primas han subido desde comienzos de año, gracias a la reactivación de las economías, en particular la China, pero se “reajustarían a la baja” en el segundo semestre.

El economista Philippe Chalmin, uno de los codirectores, agregó que este periodo “se ha caracterizado por una fuerte caída de los precios en la gran mayoría de los mercados en el primer semestre de 2020 y después por un repunte más significativo de lo que imaginábamos, y que continúa hoy”.

Los hidrocarburos, que tuvieron su auge en la economía boliviana, registraron una caída en exportaciones del 22% hasta marzo de 2021 debido a menores precios.

Para José Gabriel Espinoza, exdirector del Banco Central de Bolivia, el superávit comercial se puede explicar también por las importaciones. Y es que, los casi $us 600 millones registrados este año con respecto a 2019, revelan una desaceleración del consumo.

A su vez, Gary Rodríguez, gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, explicó que se dio un “efecto precio” positivo, especialmente en las exportaciones no tradicionales, en las que se da una recuperación generalizada, destacando que gran parte de ellas son de los sectores agropecuario-agroindustrial, forestal y manufacturero, que son intensivos en la generación de empleo.

Comentarios