.

26 de abril de 2022, 6:59 AM
26 de abril de 2022, 6:59 AM

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), Amparo Carvajal, recibirá la distinción “Premio Libertad 2022 - Juan Javier Zeballos” que otorga la Asociación Nacional de la Prensa, por sus eminentes servicios al país y que resalta a personalidades que luchan por las libertades democráticas.

La elección de Amparo Carvajal se decidió en asamblea de socios de la ANP, que representa a los medios impresos y ahora multimedia del país, y fue aprobada por unanimidad el pasado 12 de abril.

La estatuilla de bronce del Premio Libertad será entregada a la defensora de los derechos humanos el martes 3 de mayo, en coincidencia con la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Cuando recibió la carta de su nombramiento, Amparo Carvajal tuvo palabras emotivas: “Un agradecimiento profundo por este premio. El nombre de libertad significa mucho para mí, desde hace 50 años cuando llegué a Bolivia”.

Nacida en Riaño (León, España) el 28 de enero de 1939, Carvajal llegó a Bolivia en 1971 durante la dictadura de Hugo Banzer, como religiosa de la orden Mercedarias Misioneras de Bérritz. Tras el asesinato del jesuita Luis Espinal el 21 de marzo de 1979, las hermanas de su congregación decidieron abandonar Bolivia porque por entonces nadie vivía seguro en el país. Cuando todas se fueron, ella decidió quedarse, y como no había más orden en Bolivia, se quitó los hábitos y vistió de civil para defender los derechos humanos.

Durante aquellos años, Carvajal visitaba las cárceles y gestionaba la liberación de líderes sociales que eran apresados por razones políticas por la dictadura militar banzerista, buscaba personas desaparecidas por persecución política, fue cofundadora de la Asamblea de Derechos Humanos y a escondidas distribuía el Semanario “Aquí” que dirigía Espinal por ese tiempo.

50 años después, Amparo Carvajal no ha cesado en sus luchas por defender los derechos humanos de sectores populares y las naciones indígenas y se ha parado con valentía contra las imposturas que pretenden convertir en golpe de Estado el fraude electoral de octubre de 2019. Hace poco se la vio acompañando la marcha indígena que llegó de Trinidad a Santa Cruz.

La ANP acertó en su decisión para premiar a una mujer boliviana que representa un ejemplo de valentía para defender los derechos allí donde todos los demás tienen miedo; para no guardar silencio allí donde muchos eligen la indiferencia; para no conformarse con el “así nomás” de las cosas allí donde todavía se puede luchar y no perder la esperanza.

La tarea de Amparo Carvajal no le resulta indiferente al Gobierno. Donde ella se moviliza, el partido gobernante también manda adherentes para impedir que ella desarrolle su protesta. En más de una ocasión se la ha visto acosada, pese a sus años cansados, por hombres y mujeres jóvenes y cobardes que la insultan y le impiden que camine ante la indiferencia de la Policía, que prefiere mirar a cualquier parte en lugar de salir en su defensa.

Con su elección, el nombre de Amparo Carvajal se suma a una lista de bolivianos notables que recibieron el Premio Libertad de la ANP en anteriores ocasiones, como el cardenal Julio Terrazas, el periodista Alfonso Prudencio Claure (Paulovich), José Gramunt de Moragas, Pedro Rivero Mercado, monseñor Nicolás Castellanos y otros.

Tags