Escucha esta nota aquí

Después de enamorar durante casi cinco años, la bella modelo cruceña Andrea Herrera Áñez (36) aceptó la petición de matrimonio de su novio Harold Méndez Erlwein (37). Sí, se casarán el sábado 13 de noviembre.

La bella rubia de ojos celestes confiesa emocionada que hace dos años que su novio le pidió formar una familia. No dudó en comprometerse, pero múltiples factores retrasaron sus planes, como la situación sanitaria.

Revela que desde que conoció al empresario cruceño quiso convertirse en su esposa, porque está enamorada y encuentra que es el hombre perfecto como pareja y como padre de sus hijos. “Nada fue casualidad, nuestro destino ya estaba trazado”, expresa.

Le tocó empezar los preparativos de su enlace contagiada de coronavirus, por eso esperará y determinará muchos detalles cuando la pandemia mejore, pues vivió en carne propia la enfermedad y desea preservar la salud de todos sus seres queridos.

Los detalles

Les costó elegir una fecha y esperan que todo sea el perfecto el día que eligieron. Tras que se decidieron, los novios ‘volaron’ a buscar a su amigo Gastón Serrano, para que él esté a cargo de la organización del matrimonio.

Se reunieron. Con lápiz y papel fueron anotando los detalles del enlace. Escogieron al hotel Los Tajibos como el lugar de la boda, allí será la ceremonia civil y después la celebración.

Aún no saben si será de día o de noche, o una combinación de ambos. Lo mismo que todavía no definen si el festejo será al aire libre o bajo techo en un salón, o en los dos espacios. Todo depende de la pandemia.

Lo que sí quiere Andrea es que la celebración no sea muy grande. Invitarán a la gente más allegada, solo familiares y amigos íntimos.

Andrea Herrera con sus hijos Arielle Méndez y Stefano Petrov



“Será una boda muy romántica, con muchas flores blancas y en tonos pastel. Con velas y candelabros, y que la música no solo invite a bailar, sino también a celebrar el amor”, indica la novia.

Y como quiere que todo sea perfecto está recurriendo a los mejores profesionales del rubro de bodas. Quito Velasco trabajará en la decoración y Marcelo González la embellecerá más.

 Elegancia

Como no hay matrimonio sin vestido de novia, Andrea encargó que su traje será del atelier español de Pro Novias, de la que ella es imagen para Bolivia.

Adelanta que en julio o agosto viajará a Barcelona (España), sede de la casa de modas, para reunirse con la diseñadora y elegir la tela, los bordados, el encaje, el velo, la tiara, los zapatos y todos los accesorios que usará.

Coronavirus

Mientras espera la llegada de la fecha de su boda, la modelo sigue trabajando, pero extremando cuidados por el coronavirus. Cuenta que ella y su pareja se contagiaron dos veces de Covid-19, pero con síntomas leves, que ya están sanos y que en su casa nadie más se infectó.

“El apoyo de mi pareja fue muy importante. Harold estuvo pendiente de mí todo el tiempo”, comparte sobre la enfermedad.

Sus niños, Stefano Petrov, de nueve años, y Arielle Méndez, que está a punto de cumplir dos, estuvieron sanos, y es que ellos eran su máxima preocupación.

“Mis hijos son lo más importante en mi vida, todo lo que hago es pensando en ellos”, afirma.

Comentarios