Escucha esta nota aquí

El cambio fue confuso. El ministro de Defensa, Fernando López, tuvo que pararse, acercarse a quien daba lectura al decreto de designación y rectificar el nombre, así fue posesionado ayer Rubén Salvatierra Fuentes, general de brigada, como nuevo comandante accidental del Ejercito, en lugar de Iván Inchauste.

La única modificación en la jerarquía castrense tiene lugar a menos de cuatro meses de la designación inicial que hizo la administración transitoria de Jeanine Áñez. Desde el Gobierno se sostiene que es algo “natural”, mientras que el MAS advierte que hay una “repartija de cargos” y “malestar” al interior de los uniformados.

El titular del área enfatizó que “es un cambio institucional que se da en observancia de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas y es algo muy natural en estos casos”, descartando que tenga algo que ver con las declaraciones del expresidente Evo Morales, que hace una semana dijo que mantenía contacto con militares “patriotas”.

Ahora el alto mando de las Fuerzas Armadas (FFAA) queda conformado de la siguiente forma: El general de división, Carlos Orellana Centellas, se mantiene en el puesto de comandante en jefe accidental; el general de división aérea, Pablo Arturo Guerra Camacho, fue ratificado como jefe de Estado Mayor; el general de brigada aérea, Ciro Orlando Álvarez Guzmán, sigue como comandante general accidental de la Fuerza Aérea Boliviana; el contralmirante Moisés Orlando Mejía Heredia, permanece en el puesto de comandante general accidental de la Armada Boliviana y ahora se incorpora Salvatierra como mandamás del Ejército.

Sobre el nuevo jefe

Los datos indican que el ahora comandante del Ejército se desempeñó como jefe de la Casa Militar en la gestión de Evo Morales, después que estallara el escándalo por la desaparición de la medalla presidencial, en un lenocinio de la ciudad de El Alto.

Salvatierra relevó en agosto de 2018 a Alberto Mansilla y encaró la reorganización de la seguridad en torno al entonces primer mandatario y los símbolos de dicha investidura.

El MAS observa malestar

Saturnino Quispe, integrante de la comisión de Gobierno, Defensa y Fuerzas Armadas de la Cámara de Diputados y legislador del MAS, advirtió que la repentina remoción del titular del Ejército responde a cierto malestar dentro de esa instancia y a la “repartija de cargos” que a su juicio realiza el Gobierno de Áñez.

“No hay confianza, lealtad de trabajo y entre ellos se están peleando. No hay entendimiento y existe confrontación, pugnas de poder para acomodar a su gente, ese es el tema de fondo”, señaló el asambleísta.

Indagan contactos con Evo

Inteligencia investiga si al interior de las FFAA existen uniformados que mantienen contacto con el expresidente.

“Tenemos toda una compañía de inteligencia que obviamente está trabajando en ello, pero eso es todo. Yo no lo he comprobado aún”, explicó el ministro López en Palacio Quemado.

Tras ser inhabilitado como candidato a senador del MAS, Evo Morales manifestó que hizo contacto con integrantes de la institución castrense.

“Hay militares patriotas que se comunican preocupados por lo que está pasando”, dijo Morales.

Comentarios