Escucha esta nota aquí

A través de una nota manuscrita, la expresidenta Jeanine Áñez denunció ayer que sufrió malos tratos por parte de una oficial de la Policía. Relató que el incidente sucedió cuando se negó a firmar una nota que ella había solicitado adecuadamente franqueada. El Gobierno desmintió que la exmandataria haya sufrido agresiones al interior de su celda.

“He sido objeto por parte de una oficial que vino a hacerme firmar, como recibida, una queja que anteriormente mi persona había hecho. Pasa que me pareció errónea porque parece que equivocaron con lo solicitado”, indicó Áñez en la nota manuscrita dirigida a la directora del penal de Miraflores, Maribel Barrenechea.

El incidente fue alertado por Carolina Ribera, hija de la exmandataria, a través de las redes sociales. “Mi madre Jeanine Áñez ha sido agredida y golpeada por la teniente Durán. Le ha dicho que es una rea rematada, cuando ni siquiera tiene sentencia. Además, la insultó”, dijo a través de un video que se divulgó desde sus redes y la cuenta Twitter de su madre.

Los mensajes emitidos en las redes sociales de Áñez son enviados por sus familiares, puesto que ella no tiene acceso a computadoras ni a teléfono móvil. Una de las más activas es su hija, Carolina, quien cuando puede reclama por la libertad de su progenitora.

La Dirección de Régimen Penitenciario, a través de un comunicado, negó la agresión y calificó de “infundada y mal intencionada” la publicación de Ribera. “Denunciamos la actitud de la señora Áñez, quien habría agredido verbalmente al personal policial tras haber intentado entregar información que la misma privada de libertad habría solicitado”, se lee en la nota de esa entidad.

En la nota dirigida a Barrenechea, filtrado a través de la cuenta en Twitter de la senadora opositora Centa Rek, Áñez relató: “La señora oficial, de la que no conozco su nombre, pero creo que se trata de su ayudante, se alteró, faltándome al respeto. No cometí ningún delito como para que se crea con el derecho de dirigirse a mí como delincuente. Salió pateando la estufa que tengo en el cuarto que ocupo”.

La exmandataria, detenida en marzo tras ser acusada de terrorismo en un caso llamado “golpe de Estado”, lamentó el incidente. “Si ese es el trato con una expresidenta, no quiero pensar el trato que tiene otra privada de libertad que se encuentra en el penal por haber cometido algún delito”, afirma la exmandataria en su nota

A la causa plantead por el delito de terrorismo, meses después se le atribuyeron otras causas como resoluciones contrarias a la Constitución, incumplimiento de deberes, complicidad y anticipación y prolongación de funciones, entre otros presuntos actos ilícitos.

La exmandataria buscó en varias ocasiones defenderse en libertad o bajo las condiciones de una detención domiciliaria, pero hasta el momento no tuvo éxito.

También apeló a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), pero esta entidad internacional le negó el recurso que presentó la expresidenta.

Comentarios