Escucha esta nota aquí

La expresidenta Jeanine Áñez sufre hipertensión arterial y la tarde de ayer presentó una descompensación, porque su presión subió hasta niveles riesgosos. Su defensa había logrado autorización de la gobernadora del penal de Obrajes para que sea evacuada a la Clínica del Sur, a pocas cuadras, pero llegó el director de Régimen Penitenciario. Minutos después, la ambulancia y los bomberos que ya estaban en la puerta para trasladarla se retiraron y la exmandataria quedó en el interior.

Su abogada, Norka Cuéllar, señaló a este medio que cuando llegó a ver a su clienta, una doctora realizaba el reporte que refería la gravedad de su estado. “La gobernadora del penal no opuso resistencia alguna. Sin embargo, llegaron los directores departamental y nacional de Régimen Penitenciario, además de una representación de la Defensoría del Pueblo y todo cambió”, manifestó.

Por ese motivo, la ambulancia, la camilla y los bomberos que se habían apersonado hasta el lugar tuvieron que retirarse sin dar mayor explicación.

Cuéllar relató: “Entiendo que la han estabilizado, le pusieron una inyección endovenosa de Losartán, con el objetivo de bajar la presión, que estaba en 190/120 (lo aceptable es hasta 130/90, lo normal 120/80), lo que la ponía en riesgo incluso de un posible derrame cerebral”, manifestó la jurista.

En ese momento, había que evacuarla, y en el penal se activó el protocolo, pero llegaron los representantes del Ministerio de Gobierno y cambiaron la decisión. “Ella está con oxígeno, y ha quedado a cargo de una doctora que la controlará durante la noche”, complementó la abogada.

La defensa presentó una acción de libertad, sin embargo, Cuéllar manifestó que se solicitará una “salida judicial para que la doctora Áñez pueda ser evaluada por especialistas, fuera del penal”.

Por su parte, el director nacional de Régimen Penitenciario, dependiente del Ministerio de Gobierno, Carlos Limpias, aclaró que Jeanine Áñez no salió de la cárcel de Obrajes.

“El informe que tenemos es que en este momento se encuentra estable, sí hubo un momento en la tarde que se presentó una descompensación”, admitió.

Coincidió con la abogada en que se le aplicó la medicación necesaria, y “a momento su salud ya está bajo control”.

Informó que permitió el ingreso de la abogada, como de una representante de la Defensoría del Pueblo, “para transparentar el trabajo que estamos realizando. Ellas pudieron verificar el estado de salud y todas las labores médicas realizadas”.

Acotó que como una medida de precaución, “hemos dejado de turno a un personal de salud de la administración penitenciaria, para vigilar que su cuadro clínico se mantenga estable”. Garantizó que si se presentara alguna complicación será evacuada de inmediato. Recordó que según lo establecido en la ley, el personal técnico evalúa al interno y si es que ve que no tiene las condiciones para atender al paciente, presenta un informe. Luego, con ese documento, la directora del centro penitenciario tendría la facultad de ordenar su evacuación. “Ella está en observación constante”.

Comentarios