El Deber logo
27 de diciembre de 2023, 4:00 AM
27 de diciembre de 2023, 4:00 AM


Vidal Mamani Choque/ Economista 

El Artículo 9 del proyecto de Ley del Presupuesto General del Estado – Gestión 2024, autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, a través del Tesoro General de la Nación – TGN, otorgar un monto de hasta Bs275 millones, como aporte de capital al Banco Unión S.A., destinados al crecimiento de la cartera de créditos y plan de cobertura, aspecto que fue cuestionado por algunos diputados, poniendo en duda la sostenibilidad de la entidad financiera.

Es pertinente analizar la situación de la entidad bancaria con la información publicada en el sitio web de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero – ASFI, que es la institución encargada de ejercer las funciones de regulación, supervisión y control de las entidades financieras, en el marco de la Ley Nº 393 de Servicios Financieros – LSF, de 21 de agosto de 2013.

Se debe mencionar que el Banco Unión S.A. está dentro de las 68 entidades de intermediación financiera con licencia de funcionamiento otorgada por ASFI y es de propiedad mayoritaria del Estado, con una participación accionaria superior el 98,5%. Esta entidad bancaria, en su creación mediante Ley Nº 331 de 27 de diciembre de 2012, tiene la finalidad de brindar servicios financieros a la administración pública en sus diferentes niveles de gobierno y al público en general, favoreciendo el desarrollo de la actividad económica nacional y apoyando principalmente al sector productivo, en el marco de las políticas de desarrollo establecidas por el Estado.

Ahora bien, en lo relacionado a las operaciones activas y pasivas del sistema de intermediación financiera, el Banco Unión S.A. es el número uno, en el tamaño de los activos, en la otorgación de créditos, en la captación de depósitos, en la cantidad de cuentas de ahorros, en la cobertura geográfica, entre otros.
Es así que, al 31 de octubre de 2023 el valor de los activos del Banco Unión S.A. alcanza a Bs49.207 millones y representa el 15,8% del total del sistema financiero. En la última década, el valor de sus activos registró un crecimiento de 152%. Este comportamiento se atribuye principalmente a la expansión de su cartera de créditos, llegando a representar el 61% del total de sus activos, mayor en 13,2 puntos porcentuales a la participación registrada hace 10 años atrás. 

El total de los créditos otorgados por el sistema financiero, a octubre del presente año, llega a Bs211.959 millones, correspondiendo al banco público Bs30.118 millones, que equivale al 14,2% del total, lo que le ubica como el primer banco con mayor financiamiento, beneficiando a más de 250 mil prestatarios. 

Las citadas operaciones activas del Banco Unión S.A. financian en mayor proporción a los sectores priorizados por la LSF, destinando Bs21.181 millones, que representan el 70,3% del total de su cartera crediticia. Estos créditos son otorgados a tasas de interés anuales favorables para las empresas y para las familias bolivianas, que en el caso de sector productivo la tasa máxima es de 11,5% para la microempresa, 7,0% para la pequeña empresa y 6,0% para la mediana y gran empresa; los créditos de vivienda de interés social son otorgados a 5,5%, 6,0% y 6,5%, según el monto de préstamo.

Los depósitos captados por el sistema financiero suman Bs211.088 millones, de los cuales Bs38.169 millones (18,1% del total) corresponden al Banco Unión S.A., distribuidos en 3.059.353 cuentas (20,5% del total), cifras que lo ubican en el primer lugar en captación de recursos del público y de las empresas. 

La cobertura geográfica de los servicios financieros ofrecidos por el banco público, llega a 137 municipios, distribuidos en los 9 departamentos, superando ampliamente a las demás entidades bancarias, aspecto que contribuye a la ampliación de la cobertura de servicios financieros en el país.
Es así que el Banco Unión S.A. se constituye en la entidad más grande del sistema financiero, superando a todos los bancos privados. Motivo por el cual, es razonable que se prevea un aumento de capital (que no es un préstamo), que le permita realizar una mayor expansión en la otorgación de sus productos y servicios financieros, debido al aumento de la demanda de financiamiento de las empresas y los hogares bolivianos, en particular de aquellos que se encuentran en el área rural, contribuyendo al logro de los objetivos de desarrollo integral, eliminar la pobreza y la exclusión social y económica de la población.