Escucha esta nota aquí

Ver un Tesla recorrer las principales ciudades del país dejará de ser un sueño, al menos eso pretende el Gobierno que promulgó un decreto supremo que crea incentivos financieros y tributarios para la importación y producción de vehículos eléctricos.

Bolivia tiene una producción de electricidad de 3.150 megavatios (MW), pero la demanda llega a 1.512 MW. Según un especialista, la medida busca aprovechar esta capacidad ociosa y reducir los volúmenes de importación de combustibles líquidos.

Hasta el propio presidente, Luis Arce Catacora, celebró la medida mediante sus redes sociales.

“Impulsamos el cuidado del medioambiente y eficiencia energética. Aprobamos el DS 4539 que incentiva el uso integral de electricidad, estableciendo incentivos tributarios y financieros en la fabricación, ensamblaje, importación y compra de vehículos eléctricos”, posteó el mandatario en su cuenta oficial de Twitter.

Sector automotriz

La medida fue bien vista por actores del sector automotriz porque permitirá ampliar el portafolio de vehículos para el público.

Erick Saavedra, CEO de Toyosa, señaló que el decreto busca fomentar la migración de vehículos con motores a combustión por motores eléctricos, “iniciando así el camino a la electrificación automotriz para empezar a reducir el impacto fiscal debido a la alta subvención de combustibles que alcanza los $us 1.600 millones”.

“Es un paso importante. Es la introducción de vehículos híbridos que funcionan con motores fósiles y eléctricos. Si vemos en perspectiva, en Bolivia hoy una sobreproducción sustancial de energía eléctrica y éste es un paso cualitativo y cuantitativo”, dijo.

Luis Encinas, gerente general de la Cámara Boliviana Automotor, señaló que antes de la norma los vehículos eléctricos e híbridos, además de maquinaria agrícola eléctrica, eran excesivamente caros porque se debía adicionar impuestos de importación.

“La norma permitirá importar sin los pagos que incrementaban los tributos y adicionalmente va a permitir importar los elementos de la estructura más los de tracción y energía liberados (eléctricos) y poderlos ensamblar en la Zona Franca Industrial”, dijo.

Con este soporte legal, Encinas, asegura que incluso se podrá renovar el parque automotor obsoleto y contaminante. Al mismo tiempo, permitirá “consumir nuestra energía y ‘desinflará’ la subvención por combustibles que desangra al erario nacional”.

José Carlos Márquez Díaz, director y gerente general de Industrias Quantum Motors S.A, primera empresa que produce autos eléctricos en Bolivia, explicó que la medida ayudará al desarrollo de esta industria en el país.

Para este año, la compañía tiene previsto fabricar 600 vehículos. La planta de Quantum tiene capacidad para producir hasta 60 motorizados por mes.

“Necesitamos más medidas como ésta. Bolivia puede acoger a empresas que producen estos vehículos, que son autos que cuestan entre 5.000 y $us 10.000. Un segmento descuidado”, dijo.

El empresario resaltó que el decreto contempla que la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), por sí misma o sus filiales, implementarán e instalarán sistemas de recarga para estos vehículos.

El especialista en energía, Sergio Arnez, sostuvo que la medida busca dar uso a la capacidad ociosa que tiene el país; que se fue desarrollando con grandes inversiones para poder exportar electricidad, iniciativa que hasta ahora no se pudo concretar.

Además, el decreto establece que las empresas que internen mercancías de territorio extranjero a Zonas Francas Industriales, para la fabricación y/o ensamblaje de vehículos eléctricos e híbridos y maquinaria agrícola eléctrica e híbrida, no pagarán impuestos de importación.

Asimismo, gozarán de beneficios establecidos en el Reglamento del Régimen Especial de Zonas Francas Industriales. Otro aspecto relevante, es que establece la otorgación de créditos para la fabricación, ensamblaje y compra de vehículos automotores eléctricos e híbridos, así como la fabricación o ensamblaje de maquinaria agrícola eléctrica e híbrida.

Comentarios