Escucha esta nota aquí

Luis Arce marca diferencia en la forma de trabajo que tenía Evo Morales. El mandatario decidió no utilizar la residencia presidencial, no usar el avión FAB-001, no utilizar el vehículo presidencial y disminuyó el personal de seguridad. Por ahora, el dignatario solo viajó tres veces en un mes, muy diferente a lo que hacía Evo Morales, quien podía hacer hasta seis periplos en un día.

Arce se transporta en la ciudad de La Paz en una vagoneta como las que usan los ministros. Lo escolta un solo vehículo. El mandatario no utiliza el Lexus LS 460L, aquel automóvil de lujo y blindado que compró Morales en la gestión 2014. El mandatario tampoco vive en la residencia presidencial de San Jorge, en La Paz, y decidió quedarse a vivir en su departamento en un edificio de la zona paceña de Miraflores.

Además, el presidente decidió transportarse en vuelos comerciales y dejó archivado el Dassault Falcon 900Ex Easy francés que fue comprado por Morales en 2010 a 38,7 millones de dólares. Arce viajó dos veces a Cochabamba y una vía terrestre a Potosí.

Evo Morales podía viajar hasta seis veces en un mismo día. Vivía en la residencia presidencial y desde ahí se transportaba en helicóptero hasta la Casa Grande del Pueblo o el aeropuerto. Sus viajes eran en el FAB-001 o el FAB-002, otro Falcon de industria francesa.

En La Paz utilizaba el automóvil Lexus, aunque desde que empezó a hacer viajes cortos en helicóptero, dejó el vehículo. Morales justificaba el uso de estos bienes públicos argumentando que ahorraba tiempo para trabajar.

En el ritmo de trabajo, Morales era más visible. En cambio Arce maneja un perfil bajo.

Comentarios