Escucha esta nota aquí

El presidente Luis Arce inició ayer su primera visita oficial como jefe de Estado. Visitó a su colega mexicano Andrés Manuel López Obrador en el Palacio Nacional y recordó que a fines de 2019 llegó a ese país como refugiado, en el marco de la crisis política.

Es una felicidad venir a México, esta vez ya no en calidad de asilado, ante el golpe perpetrado en noviembre de 2019”, afirmó Arce durante una rueda de prensa.

Por su lado, el presidente mexicano dijo que es satisfactorio que Bolivia haya recuperado la democracia sin mucha violencia.

Arce, quien fue ministro de Economía del gobierno de Evo Morales, se refugió el 10 de noviembre de 2019 en la residencia de la embajada de México en La Paz y luego viajó a ese país donde permaneció hasta enero de 2020. Retornó a Bolivia y se inscribió para ser candidato a la Presidencia en las elecciones convocadas por la expresidenta Jeanine Áñez.

La crisis política de 2019 estalló tras los comicios de ese año, cuando una misión de la OEA no pudo validar la transparencia de los comicios, pues halló “manipulación dolosa” en la transmisión de los resultados electorales que dieron por ganador a Morales, quien se postuló como candidato para un cuarto periodo a pesar de que el referéndum del 21 de febrero de 2016, se lo había prohibido.

Sin embargo, Arce afirmó que unas semanas antes de los conflictos de octubre y noviembre de 2019, el gobierno de Morales estaba en conversaciones para firmar un contrato para la explotación e industrialización del litio con una empresa alemana. Los planes se frustraron, según el mandatario, porque algunos grupos sociales no estuvieron de acuerdo.

López Obrador, por su lado, aseguró que Arce “es fruto de un movimiento indígena, popular, democrático” que “demostró una nueva manera de gobernar a favor del pueblo y de los más pobres”.

Pero, cuando llegó la comitiva oficial de Arce, un grupo de residentes bolivianos se apostó cerca del Palacio Nacional de la capital mexicana para expresar su rechazo a la “persecución política” y a la detención de la expresidenta Áñez y otras exautoridades acusadas de terrorismo, sedición y conspiración.

Comentarios