Escucha esta nota aquí

Los actos festivos por el departamento de Potosí se empañaron por los enfrentamientos entre quienes apoyan el paro indefinido y militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS). El presidente Luis Arce no llegó ayer a la Villa Imperial ante las advertencias de cívicos potosinos que dijeron que no dejarían aterrizar al mandatario. El alcalde Jhonny Llally tampoco es parte de los actos centrales.

Potosí celebra hoy un nuevo aniversario en medio de protestas y enfrentamientos. Ayer, la Asamblea Legislativa Departamental de Potosí realizó la sesión de honor e invitó al presidente Arce al acto. El mandatario optó por no viajar a la Villa Imperial.

El Comité Cívico Potosinista (Comcipo) radicalizó el lunes sus medidas en contra de la Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y el Financiamiento al Terrorismo. El líder cívico potosino, Juan Carlos Manuel, anunció que seguirán acatando el paro hasta lograr la abrogación de la norma.

Ayer el centro de la Villa Imperial se convirtió en un campo de enfrentamientos. Militantes del MAS intentaron desbloquear algunos puntos lo que provocó la reacción de los manifestantes. La Policía gasificó en varias oportunidades con la intención de apaciguar los ánimos. Agredieron con violencia a varios de los manifestantes.

El año pasado, Arce realizó su primer viaje al interior del país a Potosí para participar de los actos centrales del aniversario. Fue a dos días de jurar como mandatario y realizó el viaje por vía terrestre. En esa época anunció que iba a ejecutar una política de austeridad y viajó pocas veces en vuelos comerciales.

El alcalde Llally decidió no participar de los festejos como repudio a los ataques de parte de militantes del MAS. “No vamos a permitir que vengan a atacar a la ciudadanía que está realizando de forma pacífica su derecho a la protesta”, dijo el burgomaestre.

Agreden a periodistas

Policías antimotines golpearon a periodistas de la ciudad de Oruro que protestaban contra las agresiones de manifestantes que el lunes 8 y martes 9, impidieron el trabajo de reporteros, mientras en la ciudad de Potosí, desconocidos atacaron con fuegos de pirotecnia a periodistas. En Oruro también hubo actos violentos. La Policía intervino una marcha de periodistas que pedían garantías para el desarrollo de su trabajo. El secretario ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de la Prensa de Oruro, Juan Carlos Yapari, fue golpeado en el rostro por un policía con casco y chaleco antibalas. El hecho ocurrió en la plaza 10 de Febrero de esta ciudad.

La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) repudió el accionar policial en la ciudad de Oruro y denunció que “un jefe policial justificó el ataque a los comunicadores, al señalar que los agresores confundieron a los periodistas con sindicalistas del comercio informal”.

Comentarios