El Deber logo
15 de marzo de 2023, 4:00 AM
15 de marzo de 2023, 4:00 AM

Por Diego von Vacano PHD. profesor de Ciencias Políticas Universidad de Texas


Bolivia por fin entró al mundo del litio cuando se firmó el acuerdo con la empresa china CATL en enero. Tuve el honor de haber participado en algunas etapas del desarrollo del sector del litio como asesor ad honorem de la gestión de Luis Arce desde 2019 hasta marzo del 2022.

Después de haber estudiado en las universidades de Harvard y Princeton y ser profesor de ciencias políticas en la universidad de Texas, su invitación fue algo de mucho agrado para poder hacer algo práctico para mi país. Lastimosamente, ahora, en 2023, no creo que el presidente le haya dado la atención suficiente al litio. Los siguientes son algunos errores de la gestión en este sector.

El primer problema es holístico. Desde el inicio, no se hizo público ningún “Plan Nacional del Litio” que tenga peso a nivel gubernamental o en la opinión pública. Es cierto que se hicieron pronunciamientos de vez en cuando, y eventos como el lanzamiento del proceso de Extracción Directa de Litio (EDL) en abril de 2021 en el Hotel Casa Grande. Pero nunca se tuvo claro cuál era la estrategia nacional o internacional del gobierno en torno al litio.

Un yerro es la falta de una toma de decisiones alrededor de las piscinas que existen ya en Uyuni desde la época de Evo. Esas piscinas se podrían utilizar ya con tecnologías de sales mixtas que existen ahora. Eso sería un recurso fundamental ahora para atraer divisas y fortalecer a YLB. Por razones políticas, estas tecnologías fueron excluidas. Además, existen maneras de integrar al Oriente boliviano al sector del litio, como el uso de bagazo de caña para mejorar la calidad de materiales de baterías.

Un tercer tema, y quizás el más importante, es la falta de transparencia. En el actual proceso de apertura a propuestas en EDL, mucha gente piensa que es una “licitación.” Pero no es así, y por eso es que las empresas que se postularon no están en el SICOES. Nunca se dio un reporte claro sobre por qué algunas empresas fueron elegidas y otras excluidas. En muchos casos, ni siquiera se puede comprobar que la salmuera boliviana haya llegado a los laboratorios de las empresas que están en carrera (de China, EEUU y Rusia). Solo una empresa envió su maquinaria piloto a Uyuni por cinco meses con excelentes resultados (y aun así quedó excluida).

El cuarto error es que, al elegir solamente a empresas extranjeras, el gobierno prácticamente se apunta hacia una desnacionalización del litio. Todas las empresas elegidas para EDL son de otros países. Una alternativa hubiera sido dialogar con empresarios bolivianos para crear empresas privadas nacionales que puedan contratar los servicios de empresas extranjeras. Existen grandes empresarios bolivianos en sectores como telecomunicaciones que tienen mucho interés en el litio y que podrían armar empresas bolivianas privadas que trabajen con YLB y se asocien con empresas bolivianas y extranjeras de tecnología.

En quinto lugar se encuentra la poca socialización que se ha hecho en el sector. Es verdad que ha habido algunos eventos con estudiantes o comunidades. Pero no existe una estrategia sistemática que consulte frecuentemente con la gente que vive en Uyuni, o con los ciudadanos de Potosí y Oruro en general. Además, COMCIPO se opone a prácticamente todo lo que propone el gobierno y el MAS. Pero se debería desarrollar un mecanismo de consulta democrática con las poblaciones más afectadas por la extracción del litio. Si no se hace esto, se arma una bomba de tiempo que puede estallar como reventaron las guerras del agua y del gas.

Finalmente, el sexto problema es que existen varios casos de nepotismo en el sector. Recién ahora, que han surgido las evidencias del papel de Marcelo Arce Mosqueira, hijo del presidente, se entiende mejor cómo y por qué se llegó a este punto para que interviniera en el sector del litio. Entre otras cosas, en conversaciones de audio se refiere a un ex empleado de Elon Musk diciendo que “está muy ligado a Tesla…ese es su fuerte.” También dijo que “Luis me dijo, hijo, vos hazte cargo, reúnete para el sector litio” y “a Luis tenemos que llegar con un proyecto [en litio]… y tantos dólares” ya que “a Luis no le interesa mucho los detalles técnicos [del litio] porque no le va a entender, es así”. Marcelo Arce también dijo “estoy armando el plan de gas, energía y litio.” Hay cosas aún más perturbadoras, como amenazas en mensajes de WhatsApp para, en sus palabras, “silenciar” a gente para no “exponer” sus “negocios” en el litio. Se debe eliminar el nepotismo, abuso de poder y amedrentamiento.

El MAS es la única opción viable para mantener la nacionalización del litio. El presidente del partido debe intervenir para poner orden al proceso. Lo ideal para corregir los errores es que se permita que las nueve empresas que hicieron propuestas de EDL desde 2021 presenten sus resultados públicamente de una manera transparente.

Tags