Escucha esta nota aquí

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) acaba de presentar su plan de exploración para 2021-2022, que contempla una inversión de $us 1.400 millones en 17 proyectos. Armin Dorgathen, vicepresidente de Administración de Contratos y Fiscalización de la petrolera estatal, conversó con el Grupo EL DEBER.

_¿Cuáles son las bases del plan de exploración que acaba de presentar YPFB?
Para 2021-2022 tenemos una cartera de 17 proyectos, estamos trabajando no solo en gas, sino también en exploración de crudo.

La inversión son alrededor de $us 1.400 millones, lo que estará financiado entre YPFB y otras áreas con operadoras y subsidiarias. Queremos abrir nuevas cuencas, hoy estamos en ejecución en tres proyectos exploratorios, Itacaraí XI, Sararenda XII y Los Monos XIII, que están en perforación. Tenemos otros dos con movilización de equipos y planchada. En campos maduros, siempre hay una declinación y la idea es atenuar hasta que podamos lograr proyectos más grandes. Hay más de 10 campos maduros en los que estamos trabajando para reactivarlos.

_¿En qué áreas será el foco de la exploración?
Será en nueve departamentos, porque al momento que hacemos un proyecto exploratorio necesitamos también reponer áreas. Eso es evidente. Ahora, los $us 1.400 millones de inversión están enfocados en áreas de zona tradicional. Los proyectos los estamos agrupando en polos para darle una mayor sinergia, para poder permitir valores que sean más atractivos para YPFB y para otras empresas interesadas. Estamos hablando de Tarija, Santa Cruz, Chuquisaca y en el resto de departamentos estamos iniciando exploración para tener prospectos a futuro.

Además, Bolivia cuenta con una gran ventaja, puesto que posee la infraestructura necesaria para estar en los mercados más importantes de Sudamérica, como Brasil y Argentina.

Disponemos de ductos que van hasta San Pablo y Buenos Aires que nos permiten acceder ventajosamente a esos mercados. El plan busca generar sinergias, además de aprovechar la infraestructura que Bolivia posee para desarrollar una industria con mayor fluidez.

_¿Hay interés expresado de operadoras privadas por explorar?
Correcto. Como sucedió en el evento, tuvimos la firma de contrato con dos nuevos operadores en Bolivia, YPF Argentina, que será un operador desde 2022; y la empresa Canacol de Colombia y otras empresas que estaban en Bolivia con participaciones menores hoy están agarrando nuevas áreas para hacer exploración.

_¿La reserva de Tariquía fue desestimada para explorar?
En Tariquía hay dos prospectos actualmente. Sin embargo, YPFB es muy respetuoso de las decisiones de Tarija y si la decisión del pueblo tarijeño es no entrar, no lo haremos. Los proyectos están parados a la espera de una decisión, si ellos aceptan ingresaremos, si no los dejaremos en ‘stand by’. Son proyectos interesantes que suman más de 4TCF de gas. Se trata de San Telmo y Astillero.

27767.pngLas decisiones que usted menciona ¿son por la posible afectación al medioambiente?

Se sataniza mucho a la industria petrolera, pero la industria petrolera probablemente es la que causa el menor daño en el medioambiente comparado con otras e invierte varios millones de dólares en remediación. Ahora trabajamos en remediación ambiental en varias áreas y el lugar queda totalmente restaurado. La industria es muy responsable en el tema medioambiental, existe normativa fuerte para el mantenimiento y remediación ambiental.

_¿Se va a cambiar la norma para darle mayores incentivos de inversión en Bolivia a las empresas extranjeras?
Hoy, Brasil con la nueva ley de gas que sacó nosotros podemos ingresar a competir con mejores precios de gas. Entonces, hoy estamos trabajando en conseguir un mercado con mejor precio para el gas y ello permitirá generar mayor rentabilidad. Ese es uno de los mayores incentivos. Estamos precautelando la ley y que la repartición sea mayor, trabajando para que la repartición siga siendo fuerte; es decir, que si tengo 10 botellas de gaseosas, que sea de a cinco y cinco, y que la distribución no sea de a una botella.

_¿Cómo están las reservas de gas natural en Bolivia?
El último estudio que tenemos es del 31 de diciembre de 2018, de alrededor de 9,8 TCF de gas. Es importante explicar que la reserva es una foto de ese momento. Entonces, si fue calculada en 2018, en enero de 2019, ese volumen ya cambió. 

Al momento de haber un descubrimiento, un cambio de comportamiento en un yacimiento, al momento de hacer una compresión, se vuelve a estimar cuánto descubro entre cuánto consumo. Mediante el procedimiento de cuantificar y certificar las reservas de gas se garantiza el abastecimiento interno, los proyectos de industrialización y el cumplimiento con contratos de compraventa.

Comentarios