Escucha esta nota aquí

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, informó que los ascensos en las Fuerzas Armadas (FFAA) seguirán congelados mientras el Tribunal Constitucional (TCP) no resuelva una demanda planteada en 2020 por Eva Copa, en ese entonces presidenta de la Cámara de Senadores.

“Estamos aguardando en las Fuerzas Armadas para resolver el tema de los ascensos. Están detenidos debido a una demanda de inconstitucionalidad”, dijo Novillo a los periodistas.

Copa presentó el 18 de julio de 2020 una acción de nulidad ante el TCP contra un decreto emitido por la expresidenta Jeanine Áñez que instruía los ascensos promovidos por el comandante en jefe de las FFAA de entonces, general Sergio Orellana, quien ahora es requerido por la Justicia por los casos Senkata y Sacaba.

La demanda para descartar esos ascensos tiene que ver con “usurpación de funciones” en que pudo incurrir el Ejecutivo que procedió sin el consentimiento del Senado ni el Legislativo.

“Una vez que el Tribunal Constitucional emita su informe, seguramente se darán las líneas constitucionales  para resolver los ascensos, particularmente en las promociones 89 y 90”, señaló Novillo.

Ante este escenario, el presidente Luis Arce designó el 16 de noviembre de 2020 a su primer Alto Mando Militar que duró algo más de un mes, puesto que el 30 de diciembre removió a ese grupo de generales, pero sin brindar mayores explicaciones.

Contextos

La decisión de Arce, que no afecta a la configuración heredada de 2020, se dio poco antes de la instauración de las demandas penales planteadas contra el grupo de jefes militares que acompañó a la expresidenta Áñez. Al menos cinco militares están procesados.

En todo caso, los militares remitieron al Senado la lista de ascensos y la aprobó en febrero de manera preliminar, pero su aplicación está paralizada por la demanda.

En todo caso, esa nómina de oficiales ascendidos provocó molestia entre los militares. El senador Luis Adolfo Flores, del MAS, aseguró que el malestar militar no tiene fundamento y se espera esa resolución del TCP sobre la legalidad de los ascensos planteados el pasado año. “Han ascendido solo los miembros del actual Mando Militar, respetando absolutamente sus méritos evaluados por la Asamblea. No hay ánimo de escarmentar”, aseguró.

El 6 de abril, mediante el Decreto 4482, el presidente Arce ratificó al general César Vallejos como comandante de las Fuerzas Armadas y a su Alto Mando designado a finales de diciembre de 2020.

Junto con Vallejos fue ratificado Augusto García, como jefe de Estado Mayor; Miguel del Castillo, como comandante de Ejército; Marcelo Heredia, como comandante de la Fuerza Aérea Boliviana, y al almirante Franz Baldiviezo, como comandante de la Armada.

Entre los militares hay preocupación por un fallo que determine la anulación de los ascensos promovidos por el general Orellana, porque puede provocar la revocación de varios altos mandos y jefes al interior de las FFAA.




Comentarios