Escucha esta nota aquí

Las entidades financieras tienen un nuevo límite para sus inversiones en el exterior. La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) decidió reducir del 15% al 10% el límite de inversiones que pueden hacer los bancos.

A través de la resolución ASFI/145/ 2021 de 26 de febrero la entidad reguladora aprobó y puso en vigencia las modificaciones al Reglamento de Inversiones en Activos Fijos y Operaciones con Entidades del Exterior.

El documento explica “que es viable la reducción del límite de inversiones y depósitos a la vista en el exterior del 15% al 10% sin comprometer los recursos que se requieren para realizar las operaciones de comercio exterior y con el propósito de que las entidades de intermediación financiera, con la reducción de activos que mantienen en el exterior, los mismos pasarían a formar parte de los recursos prestables en el país”.

Para impulsar el crédito

El objetivo de la medida obedece a contrarrestar la ralentización en la dinámica de colocación de créditos causada por la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 y en procura de coadyuvar en el proceso de reactivación económica este año, según la resolución de la ASFI.

El economista experto en banca, Jorge Akamine, coincide con los planteamiento de la entidad reguladora al mencionar que está buscando incrementar la liquidez del sistema financiero para la colocación de créditos, afectando la posibilidad de los bancos de invertir en el extranjero.

Una muestra de que efectivamente la otorgación de créditos se desacelera son las cifras que refleja el sector financiero. La compra de viviendas con crédito bancario disminuyó debido a que las entidades financieras son más rigurosas al momento de otorgar préstamos. Así, los créditos de vivienda de interés social crecieron sólo un 3% en 2020.

Desde la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Nelson Villalobos, indica que se debe considerar que, en 2020, las entidades bancarias fueron alcanzadas por una serie de medidas que postergaron el flujo periódico de recursos, particularmente el diferimiento de cuotas.

Asoban indicó que existe incertidumbre sobre el desempeño futuro de las actividades económicas. Es por ello que la gestión de las operaciones debe considerar estos factores con la finalidad de reducir el riesgo de impago.

Sin embargo, el especialista financiero Mauricio Ríos García va más allá al considerar que reducir las inversiones de la banca en el exterior puede significar una repatriación forzosa y/o inicios de control de capitales. “Estamos con un nivel de reservas internacionales muy peligroso en el Banco Central de Bolivia, con mínimos de 2003/2004”, precisa.

El analista económico Alejandro Arana afirma que se busca lograr el ingreso de una cantidad importante de divisas al país y evitar así la necesidad de devaluar el tipo de cambio, considerando que el nivel de las reservas es de los más bajos en los últimos años y no se espera una mejora en ingresos por exportaciones.

Comentarios