Escucha esta nota aquí


La imprudencia y necesidad se pone en marcha sobre dos ruedas en medio del caótico tráfico de la ciudad. Los conductores de motocicletas se exponen al peligro al infringir la mayoría de las normas de tránsito y jugar a la viborita en medio de los vehículos que circulan en la capital cruceña.

Las infracciones de los conductores de motocicletas saltan a la vista, porque hay quienes, sin ningún temor, se suben por los camellones, dan vueltas en U, giran de improviso sin ninguna señalización, se colocan como pueden en medio de los motorizados y llevan más pasajeros de lo permitido, incluso exponen a los niños hasta en la parte delantera. En lo único que se ajustan es en el cumplimiento del casco de seguridad, donde casi un 95 por ciento de los que manejan cumple con esta exigencia. 

Muchos de los conductores de moto desconocen que el lugar correcto para que una motocicleta circule es en el lado derecho y deben respetar la norma que, para adelantar a otro motorizado, establece que tienen que hacerlo por la izquierda y luego retomar su carril, pues muchos de ellos aseguran que optaron por comprar uno de estos vehículos para circular más rápido en medio del congestionamiento.

Los operativos de los efectivos de la Unidad Operativa de Tránsito a los motociclistas muestran que la mayoría maneja sin tener una licencia de conducir, por lo tanto, desconocen totalmente las normas de tránsito. En las zonas alejadas, donde abunda este medio de transporte, por lo menos un 80 por ciento no cuenta con ese documento.

El uso de la motocicleta se ha incrementado notablemente en las calles cruceñas. De acuerdo con los registros del municipio capitalino, en dos años aumentaron casi 3.000 unidades, dado que en 2020 se tenían 48.172 y hasta abril de este año ya suman 51.042. El parque automotor también ha crecido considerablemente, dado que de 364.741 vehículos con radicatoria que se tenía hace dos años, ahora alcanza a más de 370.000.

Berman Hillman, secretario municipal de Administración Tributaria, dijo que en coordinación con la Secretaría de Movilidad Urbana están preparando una ley para poder incluir a la mayor cantidad de motocicletas que circulan en la ciudad, especialmente en los barrios fuera del cuarto anillo. “Esto va a significar algo importante para que puedan regularizar su situación de registro en el municipio donde prestan sus servicios”, indicó.

Para las autoridades de tránsito, las motocicletas no son novedad, porque están consciente que es un medio de transporte económico para muchas familias y siempre han existido, pero también consideran que el incremento ha sido gradual desde hace unos 15 años.

Uno de los factores que impulsó el ingreso fue la facilidad que dieron los productos chinos que abarataron el costo y las facilidades de pago que dan a las personas. Eso también ha hecho proliferar los talleres.

De eso sabe muy bien Gustavo K., que adquirió a crédito una motocicleta a solo $us 1.800 y paga por cuotas mensuales. La utiliza para trabajar de mototaxista y también para llevar a sus hijos al colegio y otras diligencias. “La moto se paga sola y ahora es mi fuente de trabajo”, dice. 

Gustavo perdió su trabajo al inicio de la pandemia y estuvo varios meses sin empleo, por lo que ser mototaxista fue la forma que encontró para llevar el sustento a su familia.
Otros también optaron por comprarse para trasladar cajas grandes que dificultan no solo la visibilidad del conductor, sino que también le impiden hacer maniobras en su recorrido.

En las zonas más alejadas
La motocicleta en los barrios ha proliferado considerablemente. Es más común ver a familias enteras (padre, madre y hasta tres hijos) circular sobre dos ruedas.
La gente utiliza este medio de transporte para acudir a realizar sus diligencias, incluso prefiere tomar como taxi a un motociclista que a un automóvil.

En los barrios se han establecido paradas, donde se organizan por asociaciones. Los pasajeros aseguran que las buscan por comodidad y la diferencia de precios, dado que los llevan hasta la puerta de sus casas.



Desde la pandemia
Las motocicletas dedicadas al delivery es lo que más ha incrementado la circulación de este medio de transporte en las calles de la ciudad, lo que también ha aumentado los accidentes, por lo que las autoridades en los controles rutinarios insisten en la prudencia y en el respeto a las normas.

La culpabilidad en un accidente de tránsito que tiene que ver como motocicletas por lo general se atribuye en un 70 por ciento a los conductores de las dos ruedas y un 30 por ciento a los de otros motorizados. 

Aunque las estadísticas en el país son escasas, hay algunos datos que muestran que las motocicletas son las que más incidentes tienen con accidentes de tránsito.
Un registro del reporte de la entidad pública de seguros, del primer trimestre de 2020, muestra que en los tres primeros meses de esa gestión se registraron 4.558 siniestros en el país, de los cuales 1.455 corresponden a motocicletas (747 del transporte público y 708 de particulares). Le siguen las vagonetas con 911 incidentes, minibuses (768), automóvil (483), camionetas (236), camión (198), flotas (114), tractocamión (65), jeep (63) y colectivos (48).

Con respecto al número de accidentados, se vieron involucradas 6.223 personas, de las cuales 1.611 viajaban en motocicleta, 1.183 en vagoneta, 1.259 en minibús, 596 en automóvil, 427 en flota, 303 en camioneta, 293 en microbús, 251 en camión, 79 en jeep y 72 en tractocamión.
Con respecto a los atropellos a peatones, la moto (155) ocupa el cuarto lugar, después de vagoneta (410), minibús (278) y el automóvil (232). 

Santa Cruz concentra el 77% de los siniestros que involucran a motocicletas, tomando en cuenta que en el país en esos tres meses se registraron 1.455 incidentes, de los cuales 1.120 ocurrieron en el departamento cruceño. Le siguen Cochabamba (247) y La Paz (42).

En el caso de Santa Cruz, de los 2.284 siniestros ocurridos en los distintos tipos de vehículos, 1.120 fueron de motocicletas, es decir, el 50 por ciento.
En esta región, en este periodo se registraron 558 atropellos a peatones, de los cuales 170 fueron por vagonetas y 113 por motocicletas, mientras que el resto, involucró a otros tipos de vehículos. 

Comentarios