Escucha esta nota aquí

En apenas cinco años, el Tik Tok se ha consolidado como una de las aplicaciones con mayor seguimiento en el mundo. Son más de 1.500 millones personas que cuentan con la posibilidad de elaborar videos con formatos cortos.

En Bolivia esta red social se ha convertido en la favorita para los políticos interesados en mostrar sus logros, sus ocurrencias y sus críticas hacia sus adversarios, pero también ha provocado algunas controversias, como sucedió con Mario Cronenbold, que perdió el cargo de embajador de Bolivia en Paraguay por subir un video en el que se burlaba del pueblo paraguayo.

El caso de Cronenbold fue el último, pero a mediados de septiembre el alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, se vio obligado a eliminar un video de sus redes sociales porque fue considerado ofensivo en contra de una persona que había sufrido un accidente laboral.

Otro político, Samuel Doria Medina recurrió en reiteradas oportunidades al Tik Tok mientras estuvo como candidato a la Vicepresidencia en 2020. El también empresario es un usuario de la red social.

En el caso del gobernador cruceño, Luis Fernando Camacho, también utiliza su cuenta para dar a conocer el trabajo que se realiza desde la institución pública, como por ejemplo la vacunación contra el Covid-19 o la campaña de inmunización para las mascotas, entre los últimos videos que tiene en esta red social.

El secretario de Gestión Institucional de la Gobernación, Miguel Ángel Navarro, señaló que Camacho abrió su cuenta en Tik Tok, en septiembre de 2020, a pedido de los integrantes de las Juventudes de Creemos, que le solicitaron utilizar esa red social para tener más cercanía con la juventud.

“En la misma red atiende las sugerencias y mensajes que le envían, como el video viral de la Sra. Pacesa, quien vende duraznos en el Alto San Pedro y en una entrevista expresó su deseo de conocer al gobernador; entonces él acudió a su llamado y le obsequió una rosa y su gorra, agradeciendo su cariño”, agregó Navarro.

Cuidados en el manejo

El experto en marketing digital, Mariano Cabrera, sostuvo que, si el político no tiene el asesoramiento adecuado, ocurren casos como el de Cronenbold. “Se tiene un marketing político muy criollo, además que la autoridad se enfoca más en el carisma que en ser político, por lo que se debe tener cuidado porque las herramientas digitales son un arma de doble filo, así como un cuchillo: lo podés usar para matar a alguien o para cortar tu comida”.

Dentro de la misma línea, el especialista en marketing, José Luis Gómez, señaló que el político tiene que tener cuidado, en estas redes sociales, con el contenido que sube. “Puede tener carisma y ser espontáneo, algo que funciona en época electoral, pero cuando ingresan a la etapa de hacer gestión todo lo que comunicas tiene relación con tu investidura, por lo que ese contenido tiene que estar manejado por un comunicador especializado”.

Otro de los políticos que recurre frecuentemente al Tik Tok es el concejal Manuel Saavedra (Mamén), de la agrupación Demócratas. Sostuvo que a través de este servicio de redes sociales busca llegar a los ciudadanos con un contenido interesante y que llame la atención y sutilmente se muestra la gestión política que se está realizando.

El concejal advierte que “cuando se pasa cierto límite puede agredir a algunas personas o sector, y creo que algunos políticos no han tenido en cuenta eso, por lo que han caído mal”, expresó el edil en alusión a Jhonny Fernández y a Mario Cronenbold.

Para Marcelo Vera, creativo publicitario, generalmente los políticos bolivianos recurren a redes sociales como el Tik Tok en épocas preelectorales como parte de una estrategia para llegar a las generaciones más jóvenes y luego abandonan sus cuentas.

Añadió que, debido al confinamiento por el covid-19, Tik Tok dejó de ser una red social exclusiva de los jóvenes para popularizarse con personas de toda, edad y esto obligó a políticos y autoridades a gestionar su presencia en estas redes.

“En nuestro medio me parece interesante el uso que le dan dos autoridades: el alcalde Jhonny Fernández y el concejal Manuel Saavedra. El primero hace un uso más estilo influencer, casi rockstar concentrándose en temas frívolos como la moda. Mientras que Saavedra la usa como una herramienta de denuncia. En ambos casos esto les ha servido para hacer crecer sus comunidades”, remarcó.

Mario Cronenbold, que tiene más de 199.000 seguidores, se vio
envuelto en una fuerte polémica

El alcalde Jhonny Fernández cuenta en la actualidad con un total de 176.000 seguidores


El jefe de UN, Samuel Doria Medina, tiene 205.000 seguidores en esta red social

Comentarios