Escucha esta nota aquí

Jeyson Auza fue posesionado ayer por el presidente Luis Arce como nuevo ministro de Salud en lugar el Edgar Pozo, quien se hizo a un lado por estar con coronavirus. En su primer mensaje, la nueva autoridad pintó un panorama dramático del momento que vive Bolivia: “Estamos al inicio de la etapa más dura de la historia de la salud boliviana”, debido a la segunda ola del Covid-19, que ocasiona la saturación de centros médicos, cifras altas de nuevos contagios y muchos decesos.

Sin embargo, el médico resaltó que “en nuestro país se visualiza una luz al final del túnel”, con los dos contratos que se concretaron para la compra de vacunas anticovid que llegarán desde marzo.

“Las vacunas, gracias a la voluntad de nuestras autoridades, hoy se constituyen en una luz al final del túnel. Esto ya no son simples promesas; pero debemos atravesar este túnel con el menor luto y dolor que nos sea posible”, dijo.

Consideró que la lucha contra la enfermedad “no puede centrarse únicamente en el sistema sanitario”, demandando una “participación protagónica del pueblo boliviano”, que irá acompañada con mayor diagnóstico y el fortalecimiento del sistema de salud.

“Dependemos de las acciones de cada uno de los pobladores bolivianos, y eso nos compromete más a asumir cada día un esfuerzo continuo, de día, tarde, noche, fines de semana o lo que sea necesario para poder salir victoriosos de esta gran tarea”, complementó.

Se trata de un profesional médico que ejerció varios cargos en la administración pública y hasta fue candidato a senador suplente por el MAS en Chuquisaca.

Los datos indican que en 2014 se desempeñó como Coordinador Departamental de Mi Salud de Chuquisaca, formó parte de la Autoridad de Supervisión de la Seguridad de Corto Plazo (ASUSS) y ejerció como director del Servicio Departamental de Salud (Sedes).

Cobró mayor protagonismo público como presidente de la Confederación de Médicos de Bolivia, instancia afín al MAS.

“Somos médicos que tenemos otra visión de salud, una salud con un enfoque de derecho”, señalaba antes de los comicios anulados, a tiempo de contar que tiene dos hijos y que buscaba ingresar a la política para aportar en la construcción de un país “más inclusivo”. Auza afirmó: “Lo que busca la oposición es sostener una movilización radical para sacar al indio, que ha transformado el país, del poder, lo que no vamos a permitir”, advirtió en esa crisis.

Comentarios