Escucha esta nota aquí


Al principio de la pandemia, la aplicación del plasma hiperinmune iba a tropezones, a la par del aprendizaje de los especialistas en medicina que chocaron con un virus nuevo para ellos.

Según Yitzhak Leigue, director del Banco Regional de Sangre, dependiente de la Gobernación, por recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), antes el plasma se aplicaba cuando el paciente se encontraba en estado crítico, o intubado.

Sin embargo, en la segunda ola en Bolivia, el Banco de Sangre hizo su propuesta de un nuevo protocolo, basada en un estudio internacional realizado en Argentina, Estados Unidos y España, con aportes de la Fundación de Bill Gates.

Este segundo protocolo da sugerencias con base en los resultados obtenidos en todo el proceso de investigación. Evidenció que, aplicando el plasma entre el tercero y como máximo el séptimo día de síntomas Covid-19, en un paciente mayor de edad y con riesgo, se podía evitar que este pase a fase inflamatoria, de complicación o crítica.

La investigación se hizo en varios pacientes mayores, con más de 60 y 65 años, o con posibilidad de complicación por Covid-19, debido a patologías de base como diabetes, hipertensión u otros males crónicos que aumentan el riesgo de muerte”, explicó Leigue.

El informe tiene tal rigor científico que involucra valores, porcentajes y doble ciego, porque ni los médicos tratantes ni los pacientes sabían sobre el uso del plasma, solo los familiares de los enfermos.

Es un estudio contra placebo, quiere decir que en algunos pacientes se utilizó plasma, y en otros, medicamentos que no tenían efecto similar al plasma. Cuenta con centralización, quiere decir que se hizo sincronizando varios hospitales en torno a la misma investigación.

Una buena parte de los pacientes con los que se aplicó el plasma en los días indicados salió de la enfermedad solamente con el uso de este recurso médico, aplicado en la fase aguda. Incluso se redujo el tipo de hospitalización en esos pacientes adultos, que suelen ser los que más fallecen o se vuelven críticos, de acuerdo a la experiencia.

“Evitó el paso de un paciente a la Unidad de Cuidados Intensivos (UTI) y, por ende, la saturación de los terceros niveles de salud”, explicó Leigue.

Dice que es el único estudio completo de un medicamento, porque asegura que el plasma es considerado como un medicamento por la OMS.

Su efectividad es superior al 70%, aparte de la vacuna, que si bien ayudará mucho, todavía desconocemos el rango de alcance y de protección”, dijo Leigue.

De acuerdo al director del Banco se Sangre, ya se sabe que el plasma protege entre tres a cuatro meses a la persona, después de que estuvo enferma, además de evitarle el ingreso a UTI.

TRÁMITES

El Banco de Sangre presentó este nuevo protocolo al Programa Nacional de Sangre, al Colegio Médico Departamental y al Servicio Departamental de Salud (Sedes) para aplicarlo y lograr un beneficio más temprano en los pacientes.

Ayuda a quienes lo requieren en forma inmediata, hasta que sean vacunados, porque ese es el objetivo del plasma, tratar de eliminar al virus, para que los pacientes no pasen a fase crítica, ni se intuben”, insistió en el poder de este recurso.

Leigue dijo que el protocolo está aprobado, pero solo faltaba una firma del director del Sedes. La idea es que el plasma hiperinmune se aplique, ya no en pacientes UTI, sino en los que están en su casa, que empezaron a complicarse con dificultad respiratoria, que presentan una saturación de oxígeno por debajo de 93%, que están con riesgo de neumonía, que tienen enfermedades de base, o que simplemente son pacientes jóvenes que muestran señales de agravarse.

OBJETIVO

A partir de este cambio en el protocolo se pretende que el paciente sea llevado, inicialmente, a un centro de primer nivel para una evaluación, y de ser necesario, derivado al segundo nivel.

“Ahí es donde debería aplicarse el plasma hiperinmune, cosa que también ya se coordinó con la Secretaría Municipal de Salud. Solo en casos extremos se tendría que aplicar plasma en el tercer nivel. La prioridad es que este punto sea resuelto en el segundo nivel de atención en salud”, aclaró Leigue.

Dice que existe un informe del Programa Nacional de Sangre que establecía el uso del anterior protocolo de plasma hiperinmune, que recomendaba la aplicación en la fase crítica, cuando el paciente estaba intubado, y ya era un poco tarde.

Hoy ya sabemos que el plasma es una especie de inmunización, es como colocar una vacuna, solo que se pone en pacientes enfermos, y de acuerdo al rango de complicaciones”, aclaró Leigue.

El doctor Julio Herrera, del Hospital Francés, ha estado utilizando la propuesta de protocolo para uso del plasma en el segundo nivel y en un momento más temprano, pero también recurrió al protocolo de la primera ola, aunque no estaba avalado científicamente con la experiencia de ahora.

Leigue explicó que, en la investigación observacional local del Banco Regional de Sangre, con ayuda de otros expertos, de acuerdo a referencias de los médicos de los hospitales, los pacientes se recuperaban mucho mejor en la fase aguda, primaria, antes que el paciente haga complicación.

“Es porque el plasma se empezaba a aplicar en etapa temprana. El doctor Herrera ha hecho tratamientos y tiene datos estadísticos”, informó.

El equipo cruceño ya está trabajando con ese protocolo de la Fundación Infant, de médicos que trabajan de forma voluntaria por el bienestar de las sociedades y que hacen investigaciones científicas.

DONANTES

Una de las mayores fuentes de ingreso de plasma hiperinmune al Banco Regional de Sangre de Santa Cruz es la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), que retribuye la donación de los estudiantes con becas o ingreso directo.

“Hay muchos donantes y estamos agradecidos por eso, pero seguimos en la convocatoria de los voluntarios, y nos está apoyando mucho la Uagrm”, reconoció el titular de la institución de medicina transfusional.

El equipo de trabajo hubiera deseado intensificar más las investigaciones para elevar la bandera del plasma hiperinmune como un gran recurso en la lucha contra el coronavirus, pero actualmente el personal está saturado y reducido por decesos en sus filas.

Es importante que se demuestre de forma científica que la gente se cura con el uso del plasma de forma oportuna, por supuesto asociado a otros medicamentos”, enfatizó.

Comentarios