Escucha esta nota aquí

A la par de la pandemia de coronavirus, las enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes agypti, especialmente el dengue, amenaza a la salud de los cruceños, situación que de darse pondría a la región cruceña en una sindemia.

Ante este escenario, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, inauguró este lunes un domo en el Banco Regional de Sangre con tres equipos para procedimientos de plasmaféresis, es decir, para extraer plasma hiperinmune, pero que también pueden ser utilizados para procedimientos de plaquetoféresis, que es la técnica que permite extraer plaquetas, que es el hemocomponente que precisan los enfermos graves de dengue. De esta forma se busca garantizar la atención de estos enfermos en caso de una epidemia.

El domo cuenta con una sala de espera, una oficina administrativa, sala de refrigerio, un baño y tiene capacidad para cuatro máquinas de aféresis, de las cuales tres están en pleno funcionamiento.

Actualmente se tiene un stock de 1.000 unidades de plasma hiperinmune, cantidad con la que se piensa ayudar a las personas con Covid-19 en caso de un rebrote.

“Con las tres nuevas máquinas de aféresis, el Banco de Sangre atiende a 33 donantes por día, no solo de plasma sino también de plaquetas, según los requerimientos”, aseguró el gobernador Costas, quien pidió a la población mantener las medidas estrictas de bioseguridad para evitar un posible rebrote de Covid-19.

Los pacientes que requieran plasma hiperinmune pueden acceder a éste de forma gratuita por medio del Sistema Único de Salud.

Puede aumentar la letalidad

Una sindemia se da cuando hay circulación de dos virus en paralelo, lo que puede dar lugar a un aumento de los afectados e, incluso, que una persona pueda enfermar de las dos enfermedades al mismo tiempo, explicó el director del Sedes, Marcelo Ríos.

Si el dengue se suma a la pandemia de coronavirus, esto podría elevar el riesgo de mortalidad de una persona, considerando que la letalidad del dengue es del 5% y del Covid-19 está en 9,8%.

Lo que más preocupa a las autoridades es que la urbe cruceña tiene un promedio de infestación larvaria (presencia del mosquito en su fase larvaria) del 10,28%, lo que significa que hay un riesgo inminente de epidemia.

Ríos hizo notar que el municipio capitalino tiene ocho de sus quince distritos con indicadores elevados y hay barrios que registran hasta un 40% de infestación larvaria.

Por ahora el dengue está bajo control, considerando que se han registrado solo dos casos en los últimos tres meses, pero existe un elevado riesgo de que en cuatro a seis semanas se disparen los casos.

Para frenar la propagación del vector, la Gobernación de Santa Cruz y la Alcaldía cruceña vienen desarrollando tareas de destrucción de criaderos y fumigación para eliminar al mosquito adulto. Este lunes las brigadas del Sedes se desplegaron hasta el Plan Tres Mil.

Comentarios