.

20 de julio de 2022, 4:00 AM
20 de julio de 2022, 4:00 AM

El Ministerio de Gobierno posesionó hace un par de días al Cnel. Jhonny Omar Chávez Bascopé como nuevo comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, en reemplazo de Erick Holguín, a quien se movió hacia otra región del país.

Como casi todos los comandantes que se designan para Santa Cruz, el actual también es del interior del país, específicamente de Cochabamba, detalle que se ha vuelto habitual por alguna razón desconocida, aunque legalmente no hay ningún impedimento para que un comandante sea de cualquier región del país.

Hasta antes de su nombramiento en Santa Cruz, Jhonny Omar Chávez se desempeñaba como director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc), puesto en el que permaneció durante ocho meses.

El flamante comandante de Santa Cruz desarrolló buena parte de su carrera en la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (Felcn), y fue conocido en 2014 cuando dirigió un operativo antinarcóticos en la frontera con Chile, donde se incautó más de 100 kilogramos de sustancias controladas.


Su nombramiento, así como el de los comandantes de otras regiones y directores nacionales, se produjo en otro de los varios momentos críticos de la institución verde olivo por los actos de corrupción y acusaciones de protección al narcotráfico que se conocieron durante los últimos meses.

Quizá por eso el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, demanda dignidad, disciplina e institucionalidad a los nuevos comandantes y directores, aunque precisaba que no porque unos cuantos efectivos cometan delitos, faltas o contravenciones se puede manchar a ‘una de las instituciones más importantes que tiene el pueblo boliviano’.

En el caso de Jhonny Omar Chávez, hay que augurarle en el inicio de su trabajo que tenga una gestión más cercana a las necesidades de la gente de la región que a los mandatos políticos que recibirá desde La Paz. Sensiblemente, los últimos comandantes si por algo se han caracterizado es por sus actuaciones alejadas de Santa Cruz y más cercanas al poder central y sus intereses.

 Los comandantes policiales viven en la ciudad, respiran el aire de esta naturaleza, recorren sus calles, avenidas, anillos y rotondas, se deleitan con las bondades de esta tierra, pero viven de espaldas a Santa Cruz. Ni siquiera tienen el detalle de coordinar con las autoridades locales y departamentales de la misma región donde ellos operan y prefieren simplemente obedecer las órdenes del Ministerio de Gobierno desde La Paz.

En algunos casos incluso los comandantes son protagonistas de actos ofensivos y provocadores con Santa Cruz, como el de junio reciente en la plaza 24 de septiembre, cuando la institución verde olivo izó la bandera nacional, la de la Policía y la wiphala, pero se ignoró la enseña cruceña verde blanco y verde, que se quedó sin flamear en los aires de su propia pertenencia.

Por eso hay que desearle éxito en sus funciones al comandante Jhonny Omar Chávez, y pedirle que, como dice el eslogan que con frecuencia repiten los propios comandantes, trabaje realmente junto a su pueblo; y su pueblo hoy se llama Santa Cruz. Y las autoridades con las que se espera que trabaje de manera conjunta y coordinada son un gobernador y un alcalde que han sido democráticamente elegidos. Que deje huella, pero de la buena, que se gane a este pueblo por su reconocimiento a la labor que desarrollará. Acá hay mucho por hacer; hay demasiada inseguridad y se necesita de un comandante que se ponga al servicio de las buenas causas de esta región.

Tags