Escucha esta nota aquí

Blooming lucha contra el tiempo y contra la falta de recursos para cumplir con sus cuentas pendientes para evitar que le quiten puntos en la próxima temporada y a la vez para que la FIFA le permita habilitar jugadores.

La semana pasada pagó 44.5000 dólares que adeudaba al mediocampista argentino Gervasio “Yacaré” Núñez, que solicitaba un monto mucho mayor, de 130.000 dólares, e impidió una sanción del Tribunal de Superior de Apelaciones.

Ayer circuló un versión falsa de una carta del TSA que informaba la merma de unidades a la Academia en el campeonato 2022 por incumplimiento de pago, sin embargo fue desmentida por integrantes del mencionado tribunal.

“El anterior directorio nos dejó una deuda por demandas de 25 jugadores. De ese grupo, diez eran ante el TRD y el resto son demandas ante FIFA. Ante la posibilidad de quita de puntos atendimos los casos del TRD y ahora solo nos falta cumplir con el de Jesús Sagredo”, dijo Raúl Zauberman, abogado de Blooming.

Asimismo, informó a Diez que la entidad celeste tenía por resolver con el TRD los casos relacionados con el preparador físico Leandro Vilariño (quien regresó al club), Lucas Revuelta​José Vargas, Jesús Sagredo, Rubén Cordano, Leonardo Urapuca, Edward Vaca, Hugo Rojas y Gervasio Nuñez. De todos ellos solo tiene pendiente el de Jesús Sagredo, con quien están cerca de un acuerdo.

Por otra parte, tiene pendientes los casos FIFA relacionados con los uruguayos Juan Ithurralde y Fernando Arismendi, el club Juventud Unida por el jugador Iván Barbery, los argentinos Agustín Sandona, Alexis Blanco, Gustavo Fernandez, el entrenador chileno Miguel Ponce (dos procesos), los brasileños Evanildo Borges “Juninho”, Rafael Barros
Felipe Guedes, el ecuatoriano Juan Anangonó y el colombiano Pedro Franco. Estos últimos rescindieron contrato a media temporada por la falta de pago e iniciaron las demandas.

El caso más urgente en este momento es el de Barros, porque ya salió la sentencia y Blooming tiene que pagar para evitar problemas relacionados con la quita de puntos.

Con Arizmendi existe un acercamiento, incluso es probable que el mediocampista uruguayo vuelva a vestir la casa celeste en la próxima temporada.

El resto aún no tiene una sentencia, por lo tanto no urge un pago inmediato, lo cual le permite a Blooming un respiro que le da la posibilidad de gestionar recursos.

La Academia necesita recaudar alrededor de 300.000 dólares para hacer frente a las demandas que se vienen por las deudas pendientes que les dejó, en casi todos de los casos, el directorio anterior.

Una de las opciones es que se produzca cuanto antes la venta de las 1.5 hectáreas de la sede social que el club puso a la venta hace un par de semanas.

Comentarios