6 de abril de 2023, 4:00 AM
6 de abril de 2023, 4:00 AM


El pasado fin de semana las redes ardieron con opiniones a favor o en contra de la solicitud de más de mil personas influyentes en el ámbito de la tecnología (encabezado por Elon Musk) de pausar por seis meses los avances exponenciales de implementación de la inteligencia artificial. En paralelo, se dio a conocer que Italia ha sido el primer país europeo en bloquear el uso de la herramienta ChatGPT por considerar que no existe suficiente regulación que permita garantizar los derechos de los usuarios a no ser víctimas de fake news.

También circularon una serie de imágenes del papa Francisco vistiendo atuendos del diseñador Balenciaga y que resultaron haber sido generadas por otra herramienta de nombre Midjourney. Lo cierto es que, pareciera que los efectos de la inteligencia artificial están fuera de control.
Si bien es verdad que lo ideal es que las leyes estén un paso delante de la tecnología a nivel de regulaciones, también la realidad nos debe hacer pensar en los efectos de la exponencialidad (o velocidad) de adopción de las nuevas tecnologías comparado con épocas anteriores.

En un mundo en el que no sabremos cuándo un video es real o generado por una AI (Inteligencia Artificial en inglés), hace falta estar más conscientes, despiertos y preparados para discernir los estímulos que nos llegan y que pueden empezar a hacernos dudar hasta de nuestro nombre.

Y si nos vamos a otros ámbitos como el académico, ya se comienza a hablar del efecto que tendrán estas nuevas tecnologías en la educación. Cada día será más difícil para los maestros poder medir hasta qué punto una asignación es cumplida por el alumno o si se valió de una herramienta de AI para hacerla.

Ni el bloqueo en Italia ni todas las trabas del mundo harán que la tecnología deje de avanzar, por lo que ahora más que nunca debemos apostar al pensamiento crítico y a nuestra capacidad para adaptarnos y salir bien librados de esta revolución.

Solo aquellos que entiendan que el cambio llegó para quedarse y que sean lo suficientemente flexibles y ágiles serán los que aprovechen mejor la tecnología y así estar un paso adelante para usarla como lo que es: una herramienta que nos puede ahorrar tiempo, esfuerzo y horas de vida que podremos dedicar a otras actividades mucho más productivas.

Tags