Escucha esta nota aquí


El Instituto Oncológico del Oriente, 43 años después de su creación, sigue recibiendo a pacientes de todo el país porque continúa como el único que presta servicios de cuarto nivel, con su alta especialización en el tratamiento de los distintos tipos de cáncer.

En el mes cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta a sensibilizar sobre el cáncer de mama, las cifras que arroja este centro de referencia oncológica del país siguen siendo de preocupación.

Las estadísticas apuntan a que entre 2008 y 2019 el cáncer de mama ocupó el segundo lugar, con el 11,8% de los casos atendidos. Encabeza las cifras el cáncer de cuello uterino, con el doble de casos, el 22,1%. En tercer lugar, se encuentra el cáncer de cabeza y cuello, con el 10,2%; en cuarto, el de piel, con 7,5%; en quinto, leucemia, con 6,1%; en sexto, los linfomas, con 3,9%, seguidos, sucesivamente, por sarcoma de partes blandas, cáncer gástrico, cáncer de vesícula y vías biliares, de próstata, de pulmón, de hígado, de colon, de ovario, sarcoma óseo, cáncer de recto, de riñón, testículos y sistema nervioso central, seguidos de al menos una docena más de tipos de cáncer.

Muchos de estos quizás no hubieran podido evitarse debido a situaciones como los factores de riesgo, pero al menos los pacientes tuvieron la oportunidad de evitar situaciones graves y decesos, de haber prestado atención a sus antecedentes, como herencia genética, hábitos, y también de haberse realizado chequeos de forma periódica.

FACTORES DE RIESGO

Según el Instituto del Cáncer de España, los factores de riesgo de cáncer incluyen la exposición a productos químicos o a otras sustancias, así como algunos comportamientos. También incluyen cosas que la gente no puede controlar, como la edad y los antecedentes familiares. Los antecedentes familiares de algunos cánceres pueden ser un signo de un posible síndrome de cáncer heredado.

Desde su portal digital, el instituto español informa que la mayoría de los factores de riesgo de cáncer (y los factores protectores) se identifican inicialmente en estudios epidemiológicos. “En estos estudios, los científicos ven grupos grandes de gente y comparan a quienes padecen cáncer con quienes no lo padecen. Estos estudios pueden mostrar que las personas que presentan cáncer tienen más o menos probabilidad de comportarse en cierta manera o de haberse expuesto a ciertas sustancias que quienes no presentan cáncer”, indica.

En la lista de factores que pueden afectar están el alcohol, una dieta poco saludable, la edad, gérmenes infecciosos, temas hormonales, inflamación crónica, inmunosupresión, el uso que se le dé a la luz solar, obesidad, radiación, tabaco y sustancias en el ambiente que estén relacionadas con la aparición del cáncer.

GENÉTICA

El cáncer es una enfermedad genética, es decir, el cáncer es causado por ciertos cambios en los genes que controlan la forma como funcionan las células, especialmente la forma como crecen y se dividen.

El Instituto Español del Cáncer también aclara que los cambios genéticos que fomentan el cáncer pueden heredarse de los padres si los cambios están presentes en las células germinativas, que son las células reproductoras del cuerpo (óvulos y espermatozoides). “Ese tipo de cambios, denominados cambios de la estirpe germinal, se encuentran en cada una de las células de la descendencia”, dice el portal.

Los cambios genéticos causantes de cáncer pueden también adquirirse durante la vida de una persona, como resultado de errores en el ADN que ocurren al dividirse las células o por exposición a sustancias carcinógenas que dañan el ADN, como ciertas sustancias químicas en el humo de tabaco, o la radiación, como los rayos ultravioletas del sol. Los cambios genéticos que ocurren después de la concepción se llaman cambios somáticos (o adquiridos).

Las mutaciones genéticas heredadas tienen una función principal en casi 5 a 10% de todos los cánceres. Los investigadores han asociado mutaciones en genes específicos con más de 50 síndromes hereditarios de cáncer, los cuales son enfermedades que pueden predisponer a las personas a padecer ciertos cánceres. Existen pruebas para detectar este tipo de riesgo genético de padecer cáncer.

PREVENCIÓN

Según el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), existen más de 100 tipos de cáncer. Por esa misma razón, la recomendación es hacerse las pruebas de detección con regularidad, para descubrir de manera temprana el cáncer de mama, de cuello uterino y colorrectal (colon), es cuando el tratamiento suele ser más eficaz. Se recomienda, además, que algunas personas con un riesgo alto de cáncer de pulmón se hagan pruebas de detección (hábito de fumar o antecedentes familiares).

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Erwin Viruez, pidió a la gente que recuerde que “también hay cáncer de mama en la población masculina, por eso, convocamos a todos a realizarse laboratorios y a participar de las actividades de prevención”, exhortó.

Rosalía Pedraza es una de las pacientes oncológicas que venía periódicamente desde Trinidad, junto a sus dos hijos, para realizarse tratamientos de quimioterapia.

Reconoce que pudo evitarse amargos ratos si hubiera sido más disciplinada con los controles de rutina, y probablemente se hubiera ahorrado gastos de viaje y búsquedas incansables de dinero para curarse.


Comentarios