Escucha esta nota aquí

Bolivia se enfrenta a una difícil relación diplomática con gobiernos de ideología de izquierda. Si bien se subsanó el impase con España, el relacionamiento con Argentina y México todavía es complicado. Con Cuba y Venezuela hay un tenso suspenso. Por ahora, el aparato diplomático boliviano solo tiene dos embajadores en el exterior: en Perú y el Vaticano Los demás jefes de misiones son encargados de negocios o ministros consejeros.

La canciller Karen Longaric tuvo una reunión el domingo con su similar de España, Arancha González. Las diplomáticas dialogaron sobre los incidentes luego de los conflictos y lo que obligó a Bolivia a expulsar a funcionarios de la embajada española. Al final, las ministras decidieron superar el impase y normalizar las relaciones, aunque solo a nivel de encargados de negocios.

Fue el 30 de diciembre cuando ambos países ingresaron a una relación poco cordial y sin embajadores. La administración transitoria de Jeanine Áñez declaró personas no gratas a la encargada de Negocios de la Embajada de España en La Paz, Cristina Borreguero, y al cónsul español en La Paz, Álvaro Fernández, además de cuatro agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO).

Tres días antes, la presencia de cuatro españoles encapuchados en inmediaciones de la residencia de México en La Paz, donde se asilan exautoridades de Evo Morales, fue el inicio de la crisis diplomática de Bolivia y España.

Ayer, el Movimiento Al Socialismo (MAS) aplaudió la normalización de relaciones diplomáticas entre Bolivia y España. El jefe de bancada del MAS en el Senado, Efraín Chambi, destacó que el país debe tener relacionamiento con todos los países del mundo y el Gobierno debe priorizar esfuerzos en las naciones donde existen migrantes bolivianos.

Solo dos embajadores

La canciller Karen Longaric, luego de expulsar a los diplomáticos españoles, designó a Gualberto Rodríguez como encargado de negocios de Bolivia en España. El designado fue el primer vicecanciller de la gestión de Áñez.

Así se mantienen las relaciones con varios países. Los jefes de misión son encargados de negocios o consejeros. La Cancillería explicó que se hace un trabajo de reestructuración del servicio exterior nacional, ya que en la gestión del MAS se designó -dice la entidad- a un 99% de embajadores sin experiencia diplomática y solo con aval político. De las 36 legaciones en el exterior, solo dos tienen embajadores: Perú y el Vaticano.

La Cancillería detalló que Longaric decidió nombrar a diplomáticos de carrera con cargos de encargados de negocios o ministros consejeros de manera interina, ya que será el gobierno electo -producto de las elecciones del 3 de mayo- quien decida los nombres de los embajadores.

Entre las nuevas designaciones se tiene a los siguientes encargados de negocios: Julio Alvarado, en Argentina; María Espinoza Patiño, en Austria; Claudia Muñoz Reyes Pantoja, en Bélgica; Marcelo Terceros Pereyra, en Brasil; Alfonso Gumucio Dagron, en Colombia; Luis Ossio Bustillos; en Corea del Sur; William Herrera Áñez, en Costa Rica; Javier Loayza Varea, en Ecuador; María José Oomen Liebers, en Gran Bretaña, Julio Aliaga Lairana, en México; Pamela Luna Tudela, en Países Bajos; María Orosco Olmos, en Suiza; y Carmen Sandoval, en la República de Uruguay.

Existen dos embajadores con misión especial: Óscar Serrate Cuéllar, en Estados Unidos; y Carlos Antonio Carrasco, en Francia, quien además es representante de Bolivia ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

Los únicos embajadores en el sistema exterior son Gustavo Rodríguez Ostria, en Perú, y Julio César Caballero Moreno, en la Santa Sede. Ambos fueron designados por la gestión de Evo Morales, pero la canciller Karen Longaric decidió mantenerlos en el cargo. El representante en Lima recién recibió una condecoración del canciller peruano, Gustavo Meza Cuadra. Se estima que Rodríguez Ostria dejé su puesto y asuma como encargado de negocios Luis Peredo Rojas.

Proceso de reestructuración

Por ahora, la Cancillería se encuentra en un proceso de reestructuración del servicio exterior. El 14 de noviembre de 2019, Longaric anunció el cese de funciones del 70% de los representantes diplomáticos. Añadió que se pagaría los gastos de retorno del personal a Bolivia. La canciller Karen Longaric explicó que ahora se hizo un programa para designar a personal de carrera en las embajadas bolivianas en el exterior.

“La política exterior que impulsó el gobierno de Evo Morales fue absolutamente ideologizada. En cambio, nosotros no estamos haciendo diferencia de ninguna naturaleza y menos de carácter ideológico”, detalló Longaric.

Según el excanciller Javier Murillo de la Rocha el encargado de negocios en una embajada es el jefe de misión interino debido a la ausencia del embajador. El diplomático explicó que el interinato “ad hoc” tiene la representación de la carta de gabinete. Pero hay otros casos donde los encargados de negocios son permanentes.

En el marco de la relación con los gobiernos de izquierda, Bolivia subsanó los problemas con la gestión de Pedro Sánchez, quien pactó con Pablo Iglesias, aliado político de Evo Morales. La situación con México está congelada. Si bien ambos países tienen encargados de negocios -Julio Aliaga por parte de Bolivia y Edmundo Font de México- existen complicaciones por el refugio que decidió otorgar México a exautoridades del MAS, entre ellos el exministro Juan Ramón Quintana.

Con Argentina la situación es parecida. El gobierno de Alberto Fernández decidió no enviar a un embajador a La Paz porque en un principio no reconoció la gestión de Jeanine Áñez. Ahora, el economista Julio Alvarado es el representante boliviano, quien tiene mucha oposición de la comunidad nacional en Argentina.

La Cancillería informó que en Buenos Aires se está remplazando de a poco el personal diplomático que era parte de la gestión de Santos Tito, quien fue el último embajador y exsenador del MAS. Por ahora se cambió a siete funcionarios de esa legación.

Con Cuba y Venezuela no existe miras de solución. Las relaciones están suspendidas y Bolivia no tiene ni encargados de negocios en esos países. Sin embargo, las embajadas todavía funcionan.

Para saber

Aprobación legislativa
El procedimiento de designación del cargo de embajador toma un tiempo mayor. Esta elección debe pasar por la aprobación legislativa, en este caso con mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS). El embajador es el jefe de misión diplomática y quien mantiene las relaciones.

Caso polémico
La exministra Alexandra Moreira, designada por Evo Morales como titular de Medio Ambiente y Agua, sigue en el servicio exterior. La exautoridad es secretaria de Organización del Tratado de Cooperación Amazónica y fue designada en ese cargo por el excanciller Fernando Huanacuni.

En Corea del Sur
El ministro consejero encargado de Negocios a.i. de Bolivia en Corea del Sur, Luis Pablo Sebastián Ossio Bustillos, es el único diplomático en ese cargo que permanece desde la pasada gestión.

Comentarios