Escucha esta nota aquí

Durante las jornadas bursátiles, organizadas por la Bolsa Boliviana de Valores (BBV), se planteó que para lograr un desarrollo sostenible es clave que las empresas apuesten e inviertan y que el país ya ingresó a la tendencia de los bonos verdes.

Javier Aneiva, gerente general de la BBV, fue el encargado de hacer notar que en la actualidad las empresas deben tener finanzas sostenibles y que para ello una alternativa, con reconocimiento mundial, es cotizar en la Bolsa.

Aneiva remarcó que en el presente contexto, los bonos verdes, aquellos que buscan disminuir el daño contra el medioambiente, son los más cotizados y de mayor repercusión a tiempo de precisar que la reducción de las emisiones de carbono es una preocupación mundial, por lo que las empresas que inviertan en estos bonos lograrán buenos ingresos y el reconocimiento internacional.

A su vez, cuando fue su turno, Amada Luna, científica ambiental y experta en las finanzas verdes, hizo foco en la importancia del bono verde y cómo éste debe ser transparente, lograr confianza y tener impacto en la sociedad.

Luna sostuvo que las empresas deben diversificar sus inversiones y avanzar en las distintas áreas que necesitan de bonos verdes como las actividades relacionadas con la energía, el agua y el transporte público.

“En México ya se está trabajando con estos bonos verdes. Las empresas están tomando conciencia y planean mejor sus inversiones. Es un sector que tiene un enorme potencial y que no está siendo debidamente aprovechado”, dijo Luna.

A su vez, Gema Sacristán, directora de negocios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con una experiencia de unos 25 años en el mundo financiero internacional con especialización en mercados emergentes como los de Latinoamérica y el Caribe, explicó que el desarrollo sostenible de las compañías necesariamente están relacionadas con las emisiones de bonos y mejor si éstos están relacionados con el medioambiente.

Sacristán señaló que el Bancto Interamericano de Desarrollo (BID) tiene distintos programas en donde apoyan toda iniciativa privada que busque mitigar el daño al medioambiente.

Estos programas ofrecen 12 diferentes alternativas con sus respectivas ofertas que pueden ser aprovechadas por las empresas que se animen a cotizar y a generar mayores ingresos a partir de una responsabilidad social y con su entorno.

Mientras que María Gloria Timmermann, gerente de Relaciones Corporativas y Sostenibilidad de la Bolsa de Santiago de Chile, hizo un repaso de las fortalezas de la entidad chilena, a tiempo de destacar la labor que está realizando en Bolivia la BBV.

Timmermann precisó que no cotizar en la Bolsa, con todas las alternativas seguras y rápidas para invertir, es un error que las empresas deben superar si se desea que la economía de la región sea sostenible.