Escucha esta nota aquí


El secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, Rolando Borda, admitió y justificó los cargos que ejercen tres de sus familiares en la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) donde él también está en planilla. Esto ante las denuncias del diputado del MAS, Rolando Cuéllar, de que la esposa de Borda ocupa funciones en YPFB Transportes; mientras que su hija lo hace en YPFB Andina, su hermano en YPFB Refinación y el hermano de parte de madre trabaja en YPFB Transportes.

El dirigente sindical indicó que su hermano (por parte de madre) trabaja en YPFB Transportes desde hace 25 años en el sector y que su ingreso a la corporación se dio con la nacionalización de la empresa. “El otro no es mi hermano, es el compañero Franklin Padilla, lo conocí hace como 24 años”, dijo. 

“Efectivamente mi hija trabaja en YPFB Andina desde hace dos años. No entró por la ventana, viene de trabajar con un grupo de compañeros, seis o siete creo, en una empresa terciarizada. Al pasar los años adquieren un know how y antes de que se vayan y haya fuga de profesionales con experiencia, que han aprendido de los procedimientos. La compañía decide absorberlos a todos. No hay relación con esta gestión”, explicó Borda. 

En lo que respecta a su esposa, Borda dijo que es la madre de su hija de 11 años, que nunca se casó con ella y que trabaja en YPFB desde hace más de 10 años.

El diputado Cuéllar, el miércoles anunció una denuncia penal contra Borda por nepotismo y daño al Estado. Ayer, se lo llamó varias veces para consultarle sobre las declaraciones del dirigente sindical y el proceso ante la justicia, pero no contestó hasta el cierre de la presente edición. 

Quien habló sobre el tema fue el diputado de Creemos, Erwin Bazán, que también realizó denuncias de nepotismo en YPFB.
El legislador dijo que Borda no es cualquier sindicalista, sino uno de los más importantes de Santa Cruz y que además tiene poder en el MAS. “Este señor está hace muchos años al frente de la Central Obrera, pero dejó de representar los intereses de la clase obrera. Usa el sindicalismo para parasitar del Estado”, dijo Bazán a tiempo de señalar que la explicación del dirigente sindical es una excusa; ya que el fondo de la cuestión es que tiene acomodada a toda su familia en YPFB.

En el caso de Borda existen indicios de tráfico de influencias, según Félix Oros, vicepresidente del Colegio de Abogados de Santa Cruz. El jurista apoya su postura en el artículo 236, parágrafo 3 de la Constitución Política del Estado, que señala que son prohibiciones para el ejercicio de la función pública nombrar en la función pública a personas con las cuales se tenga parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. “YPFB es una empresa pública”, manifestó Oros.

Pronunciamiento sindical

Borda también es acusado de enriquecimiento ilícito. Ante esto, afirmó que nunca ha recibido más dinero que el que corresponde por su sueldo. Por ello es que solicitó el 18 de enero de este año a la ASFI (Autoridad del Sistema Financiero) la suspensión de confidencialidad de su información bancaria, para que el parlamentario que quiera pueda pedirla.

Las denuncias en su contra, según el dirigente sindical, surgen a raíz de que ha “afectado intereses”, luego de hacer conocer el vía crucis de los afiliados a la Caja Nacional de Salud para obtener su baja médica por Covid-19. 

Por su parte, el ejecutivo de la COD de Santa Cruz, Sósimo Paniagua, manifestó que la entidad programa un ampliado para la próxima semana para pronunciarse sobre la acusación de Cuéllar de que hay 146 dirigentes de YPFB que se declararon en comisión.

EL DEBER consultó a YPFB sobre el tema, pero indicaron que hubo cambio de directorio por lo que todavía no se pronunciarían.

Comentarios