Escucha esta nota aquí

El empresario, economista e ingeniero electromecánico Branko Marinkovic Jovicevic cumple 48 días como ministro de Planificación del Desarrollo. La autoridad sabe que el tiempo es corto, pero no quiere pensar en ello. Prefiere trabajar contrarreloj y se ha fijado como principales objetivos encaminar el proyecto siderúrgico Mutún, el Viru Viru Hub y el litio. Habiendo crecido en el agronegocio, destaca que la biotecnología es el impulso que requiere la agricultura boliviana para reactivar la economía.

-Usted siempre trabajó en el sector privado, ¿cómo ha sido ejercer en la función pública?

No es una transición fácil. Es complicada, y uno tiene que adaptarse a muchas cosas, a la burocracia del Estado, a la lentitud del Estado. Hay que aprender a manejar muchas cosas y no son sencillas. Yo estoy en ello, aprendiendo cómo es el manejo del Estado y tratando de inyectar en el Estado lo que es el manejo del sector privado para que las cosas se hagan más rápido y de manera eficiente.

- En otros países, el éxito en la gestión surge también de una buena relación del sector privado con el público...

No se olvide que yo vengo del sector privado; entonces, conozco perfectamente el sector privado y sus necesidades. Para mí es mucho más fácil adaptarme y conocer la realidad que para un funcionario público de toda la vida. Me muevo de una manera más fácil, pero hablando siempre con todos los sectores, porque todos tienen sus dificultades.

Por ejemplo, el que era taxista y estuvo seis meses parado, hay que ayudarlo con el bono, con el pago de su crédito; el hombre tiene que volver a funcionar otra vez y tener la habilidad de comprar nuevamente combustible. Simplificar sus deudas. Lo mismo el que vende anticuchos, el minero, el comerciante. Debemos estar al tanto de las necesidades de todos. Es un desafío grande, pero hay que hacerlo por el país en este momento. Trabajamos en la reactivación.

- Parte del plan de reactivación es invertir en infraestructura, pero el anterior gobierno dejó una deuda de más de Bs 2.500 millones con empresas constructoras ¿han visto cómo resolver este tema?

Estamos reuniéndonos con ellos y la mayor parte pasa por el municipio, el Fondo Productivo y Social (FPS), pero el tema es que debemos llegar de alguna manera a un buen entendimiento, tanto con municipios como con las empresas que no terminaron las obras para que las puedan retomar. Así, también con municipios para reajustar sus presupuestos para priorizar, invertir en obras y generar empleos.

-¿Hay avances en el Plan de Empleos?

Avanza. Se hicieron ajustes a unos planes de reinserción laboral que manejaba el anterior Gobierno, los adjuntamos porque ahora lo que necesitamos son fuentes laborales. Los programas fueron muy mal manejados por la administración del MAS y hoy estamos tratando de racionalizar los gastos del sector público, intentando pagar las cuentas y que no pare la inversión en el país, pero también trabajando para reactivar la economía.

- ¿El tiempo es corto para llevar adelante reformas?

Sí, el tiempo es corto, pero nosotros no tenemos que pensar en el corto plazo, por lo menos en mi ministerio debemos pensar en largo plazo para que podamos llegar a tener estabilidad, para que el Gobierno que venga no se encuentre con los problemas que nosotros nos encontramos, porque de nada sirve que estemos pensando en el tiempo que falta, si hay segunda vuelta o lo que sea. Hay que pensar en el país, y que el país sea viable después de todo esto.

- ¿Y qué pasa con los microempresarios?, todavía se quejan de que se tardan los planes de reactivación.

El microempresario es fundamental porque genera el movimiento económico, pero muchas de las partes del micro, se solucionan a través de la inversión pública, porque generan recursos con la construcción del sector público. Al pequeño empresario lo debemos cuidar porque tenemos países vecinos, como Brasil y Argentina, que son gigantes de la manufactura, que están con su moneda devaluada y será muy difícil competir con ellos. Entonces, se debe cuidar mucho al sector y, para ello, se están estudiando medidas.

-¿Qué papel tienen Mutún y el litio en su plan de recuperación económica?

En litio es muy complicado porque es un tema que debe pasar por la Asamblea Legislativa, y en Mutún estoy viendo todas las opciones para que se haga un proyecto que esté acorde a la realidad, no solo nacional, sino mundial. Es un proyecto que estará dedicado a la exportación, no solo al mercado interno, entonces es una iniciativa que estoy viendo personalmente, porque quiero que salga en esta gestión para que se haga realidad para los cruceños, porque llevamos varios años postergados. Sé que el ministro de Minería está viendo el tema del litio, y en hidrocarburos, también es un tema complejo porque no se invirtió en exploración y explotación en los últimos 14 años. Y aparte de eso, quiero que el Viru Viru Hub se haga realidad. Hay unos problemas técnicos en la formación de las alianzas público-privadas, pero creo que se puede resolver este mes.

-Entonces, ¿se retomó el proyecto del Viru Viru Hub?

Estuve reunido con representantes de la empresa francesa, y esperamos que haya novedades en las próximas semanas para que se haga realidad de una vez por todas.

- ¿Cómo evalúa el déficit fiscal el Ejecutivo y qué se puede hacer para reducirlo?

Tenemos que producir. Para reducir el déficit fiscal hay que producir. Si no se produce, no hay ingresos para el país. Entonces, la producción y manufactura deben ser una prioridad.

- Y en el tema de las empresas estatales, ¿auditaron para dejar un diagnóstico de la situación al nuevo Gobierno?

Lamentablemente son muchas las empresas estatales. Lo tenemos todo eso catalogado y la mayoría genera pérdidas económicas. Ese es un tema que deberá ver el próximo Gobierno con la próxima legislatura, quizás formar alianzas público-privadas para que avancen.

- Y para que sean eficientes…

No solo que sean eficientes. Por ejemplo, la planta de urea, por su ubicación geográfica es muy difícil que sea viable, entonces habrá que incursionar en el mercado de fertilizantes en Bolivia. Buscar alianzas estratégicas con empresas dedicadas a los fertilizantes para que el transporte no sea un factor preponderante, porque se hizo políticamente y el país paga las consecuencia de una inversión de cerca de $us 1.000 millones que está parada hace un año.

Estos temas deberán verlo la próxima administración porque en este Gobierno no habrá posibilidad de hacerlo, en el Legislativo usted ha visto que nos traban los créditos.

- Como empresario del sector agroindustrial, ¿cómo ve la resistencia al uso de biotecnología en Bolivia?

Ese también es un tema político. Se están aprovechando de la ignorancia de la gente. La biotecnología debe apuntalar el agro y es fundamental para recuperar la economía de Bolivia, mientras más producción tengamos en el agro, mejor nos va a ir. Lo que no entiende la gente es que con la biotecnología se logra que los campos rindan más y que no haya necesidad de desmontar o aumentar la superficie de siembra, como sucede en otros países vecinos. Los transgénicos ya vienen en el trigo que importamos, en la harina que consumimos. Nadie ha podido comprobar en un estudio serio que le haga mal a la gente o la naturaleza. Al contrario, la biotecnología ayuda a que el agro produzca más sin aumentar la superficie, fundamental para cuidar la fauna y los bosques. Este sistema nos ayuda a producir más sin necesidad de abrir nuevas áreas agrícolas.

- ¿Se vuelve urgente abrirse a la inversión extranjera?

Eso será labor del próximo Gobierno, de mejorar y revertir algunas leyes que permitan la inversión extranjera. Producir es fundamental porque podemos reducir gastos, pero se requieren ingresos. Eso no pasa solo por la reactivación nacional, sino también por los capitales externos para que volvamos a producir gas en grandes cantidades, también litio.

Tenemos un país muy rico en minerales y materias primas, pero en los últimos años lo que se hizo fue frenarlo y llevar todo a manos estatales, con los resultados que vimos, porque se ha visto el ejemplo en todo el mundo de que fueron ineficientes en el manejo de las empresas. Entonces, para no vivir la situación de Venezuela, de manera urgente se debe revertir y producir más.

- Para ello, es clave la seguridad jurídica...

Sí, es fundamental. La reforma de todo el aparato judicial boliviano, de las leyes, es importante para el próximo gobierno y creo que ese será el gobierno de transición en Bolivia, donde veamos a un país moderno que produce.

- Usted pudo abrir empresa en Brasil, siempre se dice que en Bolivia cuesta hacerlo. ¿Se deben simplificar los trámites?

Sí, hay que facilitar y desburocratizar. Se hicieron avances en ciertas áreas, pero el tema empresarial e impositivo se tiene que llevar adelante con planes a largo plazo y de manera integral, no con planes políticos, sino pensando en las nuevas generaciones.

- ¿Y brindar ventajas impositivas a la inversión, como sucede en Paraguay?

Sí, cuando yo estaba trabajando en Brasil me invitaron a invertir en Paraguay. A las empresas les dan ventajas impositivas por cinco a 10 años para que uno invierta y se instale. No todo es cobrar impuestos, hay que generar empleos. Son cosas que en la próxima administración se deben analizar para fomentar la inversión. Imagínese el Viru Viru Hub y desarrollar una zona franca exento de impuestos. Se pueden generar miles de empleos.