Escucha esta nota aquí

POR: DEUTSCHE WELLE-FRANCE 24


La vacuna sCPD9 es fácil de utilizar debido a su aplicación, y al mismo tiempo altamente efectiva al estimular anticuerpos contra cuatro variantes del virus, señaló un científico de la Universidad Libre de Berlín.

Un equipo de científicos de la Universidad Libre de Berlín construyó, en un estudio preclínico, una variante atenuada del virus SARS-CoV-2, que administrada a hámsters por vía intranasal, protegió a los roedores de una infección con coronavirus.

El virus atenuado sCPD9 se reprodujo en hámsters dorados y hámsters enanos de Roborovski con una efectividad reducida y no causó ningún síntoma de enfermedad en los animales, según un comunicado difundido por la universidad.

Los científicos detectaron, además, que solo una única vacuna intranasal con sCPD9 protege a los hámsters de una infección con una variante más peligrosa del SARS-CoV-2, revela el estudio publicado en la revista Science Advances.

La recreación del virus

Para crear el virus atenuado sCPD9, los expertos sustituyeron una breve secuencia del genoma del SARS-CoV-2 por una secuencia químicamente sintetizada que limita la replicación del virus, y mediante un proceso llamado Codon Pair Deoptimization.

“Tales secuencias desoptimizadas evitan que genes recodificados produzcan de manera eficiente proteínas codificadas. Por eso, sCPD9 no se puede replicar ni reproducir con tanta fuerza”, explicó el veterinario y autor principal del estudio, Jakob Trimpert, de la Universidad Libre.

“El virus de replicación lenta ofrece todo el repertorio de antígenos del virus que pueden despertar una respuesta inmunológica eficiente”, explicó el biólogo y autor del último estudio, Dusan Kunec, de la Universidad Libre.

A pesar de que el sCPD9 se reprodujo en las vías respiratorias superiores e inferiores de los hámsters, ninguno de los dos tipos de roedores presentó tras la vacuna síntomas evidentes de enfermedad, hecho atribuible a la replicación atenuada del virus. Además, la vacuna ofreció una protección completa contra una enfermedad equivalente a covid-19 tras una infección experimental con las variantes B.1, tanto alfa como beta.

“Debido a la constante evolución de SARS-CoV-2 hacia nuevas variantes de difícil control como la reciente ómicron, vacunas ampliamente eficaces son necesarias”, señaló Trimpert.

Otros ensayos

La Universidad de Oxford, en conjunto con el laboratorio AstraZeneca, está desarrollando una nueva vacuna contra el covid-19. En esta ocasión, se trata de un fármaco nasal y no inyectado. Actualmente llevan a cabo la primera fase del estudio clínico correspondiente.

El doctor Sandy Douglas, uno de los responsables de ensayo, explica: “Ofrecemos la vacuna como un spray nasal a un número reducido de personas. Se la hemos dado a 30, hasta ahora, y nos movemos hacia otra etapa del estudio y se la daremos a otras 12 personas”.

El científico señala también que “en cualquier ensayo en fase 1, el principal objetivo es entender la seguridad y verificar cuidadosamente que la vacuna sea segura para las personas antes de progresar con cualquier estudio más grande”.

Los voluntarios que participan en el ensayo tienen entre 18 y 40 años y serán monitoreados durante cuatro meses. Uno de los puntos clave a analizar es la respuesta inmune que se genere específicamente en la nariz, la garganta y los pulmones, algo que, según los responsables, podría cambiar significativamente tanto los tratamientos como la transmisión del virus.

Comentarios