Escucha esta nota aquí

El capitán de la Policía Ivar Víctor Gómez Apaza se convirtió ayer en el tercer aprehendido dentro el caso que involucra al ex-ministro de Gobierno, Arturo Murillo. El miércoles capturaron a Daniel Leonardo Aliss Paredes, excuñado de Murillo y al capitán Daniel Bellot. Las aprehensiones se dieron luego que en Estados Unidos se conociera que el exministro de Gobierno y su amigo y abogado, Rodrigo Méndez Mendizábal, fueran detenidos por soborno y lavado de dinero, delitos contemplados en una ley de prevención de la corrupción en otros países.

El capitán Gómez trabajó en el Ministerio de Gobierno durante la gestión de Murillo y está acusado por haber depositado Bs 100.000 en las cuentas del exministro por orden de su camarada, Daniel Bellot, quien en 2020 estuvo destinado como oficial de órdenes.

El ministro Del Castillo dijo que fueron dos depósitos de Bs 50.000 realizados con una diferencia de 18 segundos entre el primero y el segundo. “Esa operación constituye un hecho ilegal porque de ese modo evitan la declaración ante la UIF por el manejo de ese monto”, afirmó del Castillo

De hecho, a raíz de esas evidencias, el Ministerio Público decidió imputar a los dos oficiales y al excuñado de Murillo por el delito de legitimación de ganancias ilícitas, un caso distinto al de sobreprecio o daño económico al Estado, que la Fiscalía investigó hace varios meses con la primera querella.

En este escenario, el Gobierno investiga transacciones por Bs 1,7 millones en las cuentas del exministro y señaló a estos oficiales como los operadores del manejo económico. La idea es establecer el origen de esos recursos, habida cuenta los ingresos de las personas que son investigadas .

Del Castillo lamentó que las autoridades del anterior gobierno hubieran utilizado a funcionarios policiales para realizar sus manejos y camuflar, de ese modo, las ilegalidades que cometieron.

La Fiscalía investiga el caso “gases lacrimógenos” que involucra a los exministros Arturo Murillo Prijic y Luis Fernando López. El caso tiene que ver con un monto ilícito de $us 2,3 millones.

Por su lado, la expresidenta Jeanine Áñez  se manifestó ayer en medio de las reacciones políticas de condena a Murillo. Esta reacción se dio en un momento marcado por la investigación a las personas del entorno próximo de la exautoridad.

La exmandataria pidió que se castigue a los autores de estos hechos de corrupción “con todo el peso de la ley, porque hacen quedar mal al país”. Además, recordó que “la corrupción es un tema que nunca acepté en mi gobierno, lastimosamente (hubo) funcionarios que se alejaron de toda ética”.

El actual ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, quien anunció el desarrollo de operativos para apoyar las investigaciones, señaló que la exmandataria lideró el “clan” de la corrupción. Áñez reaccionó y apuntó “nadie elige colaboradores para que se corrompan”.

La postura expresada por la exmandataria fue divulgada desde su cuenta en Twitter. No obstante, no se refirió específicamente al exministro Murillo, con quien mantuvo una estrecha relación de trabajo desde que ambos eran senadores.

Comentarios