Escucha esta nota aquí

Jorge Amantegui, titular de la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia (Caniob), hizo conocer que el sector se está viendo afectado por el conflicto entre el transporte por camiones y el ferrocarril, el cual se da justo en un momento muy delicado del ciclo productivo, como es la cosecha del grano de soya.

Amantegui explicó que las medidas de hecho como el paro y bloqueos no perjudican solamente la operación del ferrocarril, sino que están interrumpiendo las actividades normales de las industrias oleaginosas y de otras empresas, que son totalmente ajenas a la problemática que se ha generado.

El ejecutivo exhortó a las autoridades a emprender un diálogo inmediato con las partes involucradas, a fin de que puedan llegar a acuerdos que posibiliten el levantamiento de las medidas de presión. “Es importante encontrar consensos que favorezcan a todos, porque el objetivo común es la reactivación económica del país”, indicó.

Por su parte, los transportistas incrementaron la intensidad de sus protestas. Al bloqueo en Cochabamba, sumaron otro en la carretera de la Paz- Oruro.


Los dirigentes del transporte pesado protestan contra el funcionamiento del ferrocarril Arica-La Paz, pues aseguran que afecta al sector.



Comentarios