Opinión

Cara a Cara

23 de diciembre de 2019, 3:00 AM
23 de diciembre de 2019, 3:00 AM

Se quemó el 65% del suelo cruceño, según un balance de la Fundación Amigos de la Naturaleza. Se conoce que hay comunidades indígenas afectadas, fuentes de abastecimiento de agua contaminadas y otros problemas, el daño es profundo y aún no se atiende del todo. Si bien estamos en temporada de lluvias y no de focos de quema, es preocupante que ese desastre se repita en 2020. Hay que tomar en serio las acciones para prevenir el problema; que se acabe el divorcio entre activistas y agroempresarios, que los municipios actúen como bisagras y que se haga algo para que el reverdecer de las áreas forestales permanezca.

El homenaje al nacimiento de Jesús es, en su concepción original, una celebración que permite agradecer la vida, la unión con los seres que se ama, la solidaridad y también el perdón. Sin embargo, esos ideales y la necesidad de alcanzarlos dejan a muchos una sensación de tristeza en el alma, porque a veces no se logra ser ‘tan feliz’ como se ‘debería’, según los cánones sociales. Quizás el vacío llega porque no se tuvo dinero para comprar los regalos que se quería; porque las calles se llenan de agobio y nos ponemos de mal humor o por otras circunstancias de la cotidianidad. Pero también porque sentimos la pena de quienes tienen problemas de salud o están solos en este momento. Tal vez el primer paso para la plenitud sea aceptarnos, con características y dificultades, sin buscar parecernos a los modelos que imponen la publicidad o las redes sociales. Aprender a valorar lo que tenemos es la muestra más grande de amor por nosotros y por los que nos rodean.

Tags