Opinión

CARA A CARA

6 de febrero de 2020, 3:00 AM
6 de febrero de 2020, 3:00 AM

_Los arreglos de las infraestructuras de la ciudad son bienvenidos, siempre y cuando sean evaluados previamente con criterios profesionales, tomando en cuenta los horarios, el tiempo de operación y los costos económicos y sociales que provocan esas decisiones. La rotonda de la Madre india, ícono urbano hecho por David Paz en 1978, es testigo de los mil y un arreglos. Semanas, meses y años, para arreglar cada metro cuadrado a su alrededor. No existe el mes que no atestiguó esta oda al parche. Siempre, en los horarios estelares, donde miles de conductores de toda laya deben pasar su pedacito de tortura por ese emblemático sitio. Estos constructores y deconstructores del pedacito de asfalto cruceño se han ganado la medalla olímpica.

 

_ Un grupo de dirigentes del transporte público, que es privado, ha decidido hacerse escuchar ante la nueva Ley de Movilidad Urbana. El tercer día de cierre de la Secretaría Municipal de Recaudaciones y Gestión Catastral (SER), donde vecinos quisieron pagar impuestos y realizar trámites de compraventa de vehículos e inmuebles, fueron repelidos por varios dirigentes transportistas con impunidad y desenfreno. El SER pierde Bs 5 millones diarios de recaudación, y los usuarios además se perjudican por las transacciones de bienes por hacer, entre otras cosas. A pesar de las denuncias y demandas a la dirigencia, la fuerza se impone en detrimento del bien común. Mientras los intolerantes sigan ganando, la ciudad de todos, será de nadie.

Tags