Opinión

cara a cara

19 de febrero de 2020, 3:00 AM
19 de febrero de 2020, 3:00 AM

_Si se sostiene, es exitoso. Cuando la ciudad determina, apuesta y financia proyectos que se llevan a cabo con éxito y son sostenibles en el tiempo, todos aplauden. Lejos estamos de aquellos buenos tiempos que existía el Parqueo cero en el centro de Santa Cruz de la Sierra y la circulación era constante, viva y fluida. Hoy los operativos se han archivado en los cajones del olvido y no queda ni rastros de aquello.

La mala costumbre de la doble fila y del parqueo a diestra y siniestra sin importar ni respetar señales de tránsito ni normativas básicas, están a la orden del día y nos han vuelto a ganar por goleada. Tampoco se ve personal que ayude a despejar los entuertos y a recomendarles a los ‘desprevenidos de siempre’ que, si se parquea ahí en doble y triple fila, perjudica a miles de personas y conductores.

 _Conducir pegados al celular ya no es un acto de irresponsabilidad, es mucho más que eso. Es un desafío a la impunidad, al nomeimportismo y a la ignorancia más supina. Señores y señoras de toda laya y vehículos deambulan con desparpajo. 

Los más avezados chatean sin control mirando de vez en cuando hacia adelante ante la duda de no atropellar a alguien o pasar a la otra vida. Son excepcionales quienes, en un semáforo, por ejemplo, no aprovechan el medio minuto para enviar un chat o revisar un pendiente. ¿Para qué sirven las cámaras de seguridad que tantos millones han costado a la ciudadanía sino para corregir estas conductas y evitar accidentes? Sigamos como estamos, que el infierno está encantador.



Tags