OpiniónOPINIÓN

CARA A CARA

9 de marzo de 2020, 3:30 AM
9 de marzo de 2020, 3:30 AM

_Que la buena noticia de la ampliación del contrato de venta de gas a Brasil no nos mantenga sumergidos en la dependencia de los hidrocarburos. Es positivo que se asegure ingresos económicos para el país, pero es imprescindible que la economía se diversifique y que podamos desarrollar otros sectores no tradicionales. El turismo aún espera incentivos e inversiones; la industria debe despegar. Es tiempo de terminar con las restricciones y las cargas que someten a los bolivianos a una economía que fluctúa según el mercado internacional y que huye de la formalidad.

Suspenden el saludo de la paz en las misas católicas. La Fiscalía instruye el uso de barbijos en todas sus dependencias. Son instituciones que se tomaron en serio la emergencia por coronavirus en el mundo. Hay más de 65 millones de personas aisladas en el planeta por este mal. Y solo ayer se reportaron 133 muertos en Italia, sin contar los de los otros países. Ya va siendo tiempo de que las acciones preventivas sean más decididas a todo nivel en el país. Nadie quiere que este virus se instale en Bolivia con tanta pobreza en los hospitales públicos.

_Las mujeres alzaron la voz contra la violencia de género. Los feminicidios llegaron a extremos increíbles y nuestro país ocupa el tercer lugar en el continente. Especialistas creen que estas agresiones ocurren porque el hombre siente la pérdida de sus roles tradicionales de proveedor y jefe de hogar. Ya no es posible que haya tanta desigualdad y que el precio por avanzar sea tan alto. ¿Qué se propone en Bolivia como medida de largo plazo para cambiar esa realidad desde las familias y escuelas?

Tags