Opinión

cara a cara

14 de marzo de 2020, 3:00 AM
14 de marzo de 2020, 3:00 AM

_El coronavirus dejó al planeta patas arriba. Desde diciembre lo sufre China con 80.945 infectados y 3.180 muertos. Europa concentra el pánico e Italia lo lidera con causas y muertos (1.266 víctimas fatales). 

Mientras China de a poco controla a sus pacientes y disminuye el promedio de contagios, Israel acelera sus investigaciones y más temprano que tarde nos anoticiará que descubrió la vacuna. Los países más desarrollados y afectados decidieron tomar medidas de estricto cumplimiento. 

No habrá deportes ni congregaciones masivas para evitar contagios y que la enfermedad se propague. Todo cerrado. Las imágenes desoladoras de las grandes capitales europeas nos golpean el recuerdo de lo que han sido y dan presagios de tiempos oscuros. No falta quien se pregunte ¿quién gana con todo esto?

_En Bolivia, el temor por el contagio ha sacado lo peor de nosotros. Algunos médicos, personal de servicio y vecinos de varios distritos impidieron el ingreso de pacientes contagiados a los hospitales públicos. 

Ignorancia o malos comediantes. ¿Gente pagada que esconde nefastos intereses? Por otro lado, la pasividad de las autoridades que deben garantizar la salud pública también tiene un grado de ingenuidad o cálculo político. 

La Policía expectante no ha querido complicarse en un conflicto de intereses en plena etapa electoral. Al fin ayer, después del absurdo bloqueo en la vía a Warnes y el lamentable deceso de un motociclista en el sitio, la paciente fue ingresada para ser atendida con los servicios médicos acordes. Otra vez la realidad revolcó a la ficción.



Tags