OpiniónOPINIÓN

Cara a cara

14 de abril de 2020, 17:39 PM
14 de abril de 2020, 17:39 PM

Cairoma es un municipio de la provincia Loayza en el departamento de La Paz. Hay inquietud entre sus 11.000 habitantes y el único policía que los cuida porque no se explican cómo el Covid 19 llegó hasta esa distante comunidad que reporta un muerto, -nada menos que el subprefecto,- y siete contagiados. En una foto aérea del pueblito destaca nítidamente una cancha de fútbol de pasto sintético donde no hay cómo hacerle un gol a la mortal pandemia.

Una buena noticia. La Sociedad de Ingenieros de Bolivia premiará las ideas innovadoras para combatir el coronavirus. Hasta el momento fueron presentados más de 130 proyectos a disposición del Gobierno para que considere su ejecución. La grave crisis sanitaria ha estimulado el ingenio, la creatividad y el emprendedurismo en el país.

Sin que les falte el motivo, los profesionales de salud están que trinan por culpa de los parlamentarios que están utilizando equipos de bioseguridad que faltan para proteger a los ‘combatientes’ de primera línea contra la infección mortal. La compra y distribución de esos materiales debería responder a un elemental orden de prioridades.

Tags