Opinión

Cara a cara

20 de abril de 2020, 17:28 PM
20 de abril de 2020, 17:28 PM

El estado de salud del Ing. Percy Fernández Áñez es motivo de inquietud y preocupación ampliamente justificado, tratándose del alcalde municipal de Santa Cruz de la Sierra, con una trayectoria de más de cuarenta años en el servicio público. En las últimas horas, rumores de todo tipo inundaron, principalmente, las redes sociales. A los medios de comunicación que asumen la tarea de informar veraz y oportunamente, se les hace muy difícil, -por no decir imposible- el acceso a la información en casos como el referido y cuya difusión debería ser encomendada a una fuente oficial o vocero autorizado para evitar las especulaciones y un inapropiado manejo noticioso sobre un asunto que es de innegable interés ciudadano.

El colapso financiero de los medios impresos de comunicación del país es inminente. Su ente matriz, la Asociación Nacional de la Prensa, se lo ha hecho saber formalmente a la presidenta Jeanine Áñez, a través de una carta enviada hace un par de semanas a su despacho y que aun no ha tenido respuesta. La asfixia económica impuesta por el anterior gobierno, la crisis política registrada a finales de 2019 y la actual emergencia sanitaria son señalados como factores principales de la aflictiva situación. El sector de la prensa es, sin duda alguna, uno de los más duramente golpeados en Bolivia porque, además, encara y busca superar los efectos de la disrupción tecnológica comunicacional que viene provocando a los periódicos una caída cada vez más acentuada de su circulación y publicidad.

Las desgracias nunca llegan solas, sentencia un viejo refrán. Y es que como si no tuviéramos suficiente con el coronavirus y sus cada vez más afectados en la región y en el país, amén de otras penurias, entre el 1 y 15 de abril se han identificado más de 450 focos de quema en el departamento, superando los 292 del ‘promedio histórico’ para el mismo mes. El bosque vuelve a arder en los municipios de Rivero Tórrez, Charagua y San José concentrándose, principalmente, en tierras de uso forestal y extensión agropecuaria, según un monitoreo de la gobernación cruceña. Van siete meses desde el desastre en la Chiquitania. ¿Volverá a repetirse? Parece que la terrible experiencia no fue asimilada.

Tags