Opinión

CARA A CARA

20 de junio de 2020, 12:24 PM
20 de junio de 2020, 12:24 PM

Los gobiernos sudamericanos, salvo raras excepciones, no aprovecharon los tres meses, o casi, de preparación para recibir la gran cantidad de pacientes contagiados con Covid-19. Es tan evidente y patético que desde que dijeron: “Estamos listos”, hasta hoy las diferencias se pueden contar con los dedos de una mano. Estaban listos, pero para la foto, para figurar, porque se trataba de puro bla bla, de hacer proselitismo y de pensar en las próximas elecciones. Esto ha pasado en muchos países de nuestra castigada región. 

Hoy, a pesar de todas las historias y lamentables pérdidas, de cifras escalofriantes, y de angustia generalizada, siguen sin respetar protocolos y tomar medidas adecuadas, incluso abriendo el paso a más contagios. Se niegan a ver, por lo menos, a quienes han hecho un buen trabajo. Seguimos superando la ficción.

Chile es otro vecino que preocupa. Con datos poco alentadores, el Gobierno de Sebastián Piñera cambió hace unos días al ministro de Salud para tomar las medidas correctas y reencauzar una realidad que los había superado. Hoy Chile es el noveno país con más contagiados del mundo con 231.393 personas. Ya pisándole los talones a la debilitada Italia que fuera objeto hace unos meses del mayor asombro mundial por el coronavirus, sobre todo en Lombardía y Piamonte (zona norte). 

Informes de la Universidad John Hopkins enumeraban ayer a Santiago como la cuarta urbe de mayor contagio del mundo, después de Nueva York, Moscú y San Pablo. La pregunta hoy en Chile y en Sudamérica es cómo saldremos de esta situación que no supimos manejar y qué será de nosotros. Nuestros líderes deberán trabajar arduamente para encontrar y sostener mejores respuestas por el bien de todos.

Tags