Edición Impresa

cara a cara

b

Pedro Rivero Jordán 18/9/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_Las desgracias nunca vienen solas, dice el refrán. Aplica a los problemas derivados de la falta de diésel y la multiplicidad de sus efectos. Desde hace varios días, la escasez del carburante se deja sentir especialmente en las regiones del oriente donde el agro lo requiere para el funcionamiento de sus maquinarias y el transporte de insumos y cosechas. 

Los surtidores de la capital cruceña y de provincias donde se forman interminables colas, están desabastecidos. Hasta el recojo de la basura en la ciudad ha sido afectado. Falta diésel incluso  para atender la emergencia nacional declarada por la presidenta Jeanine Áñez por los incendios forestales. 

Se sabe que el bajo nivel de las aguas en la hidrovía Paraná-Paraguay impide el desplazamiento de numerosas barcazas cargadas del preciado combustible destinado a Bolivia. No obstante, en medio de su inestable y cambiante conducción, YPFB asegura que el problema “ya fue resuelto” cuando una realidad incontrastable muestra todo lo contrario.

 

_En el colmo de los colmos, unos autodenominados ‘loteadores’ tenían bloqueada la carretera entre Santa Cruz y Beni, en rechazo a un fallo judicial contrario a su pretensión de avasallar para ‘urbanizar’ un predio privado destinado a una unidad de enseñanza superior de la Uagrm. Ocurrió en Ascensión de Guarayos donde, además, los revoltosos tomaron como rehén y hasta obligaron a renunciar al alcalde de esa localidad. En casos como el señalado, se deja sentir la ausencia de autoridad para evitar que las palomas disparen contra las escopetas.