Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 30/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

_A pocos días de la toma de posesión del Gobierno electo el 18 de octubre, los parlamentarios masistas realizaron antes de cerrar la puerta y apagar la luz, una de sus últimas jugarretas: Eliminaron de un plumazo de ambas cámaras los 2/3 que aplicaron a lo largo de catorce años apenas levantando la mano, por la mayoría simple que ahora controlan. Han demostrado, con cara de yo no fui que ya a nadie engaña, su falta de honestidad y de principios democráticos que les impide reconocer a las minorías y trabajar buscando consensos. ¿Sorprende? No. 

Es algo que nunca hicieron ni están dispuestos a hacer incluso en este nuevo ciclo político que apenas se inicia. La torpe maniobra ha disparado protestas y tensiones en un país que no encuentra sosiego y muestra, de paso, que el zorro pierde el pelo pero no las mañas.

_“Se lo han robado todo”, exclamaron casi al unísono los nuevos gobernantes en un encuentro con simpatizantes, al referirse a la grave situación económica que atribuyen al Gobierno de transición y con la que tendrán que lidiar pronto en tiempo de vacas flacas, siendo de esperar que sea con los mejores resultados. 

Ni un repentino ataque de amnesia puede hacer olvidar en manos de quién estuvo la administración del Estado y cómo se manejaron sus recursos en el útimo y largo tiempo.

_Buenas noticias para la distante y olvidada San Matías. Después de 10 años de reclamos persistentes por las altas tarifas y un mal servicio que nadie parecía y/o quería escuchar, la capital de la provincia Ángel Sandóval y sus comunidades recibirán la energía de CRE. ¡Ya era hora!.