Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 18/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_El presidente pide “aguantar” un par de meses más, hasta que llegue la vacuna. Los médicos de La Paz le botaron el dato del deceso de seis galenos y una enfermera en un solo día en la sede de Gobierno. Ese ida y vuelta es la constatación de que no hay que sentarse a esperar que llegue una solución mágica al problema de la pandemia. Las cifras diarias de contagios ya no bajan de 2.000 a escala nacional, conseguir una cama en terapia intensiva se ha convertido en una misión imposible y frente a esa dura realidad no se ve una respuesta contundente de parte del Gobierno nacional. Solo por poner un ejemplo, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que el Sedes cruceño alertaba sobre la necesidad de recursos humanos para las unidades de terapia intensiva sin obtener una respuesta efectiva de parte del centralismo?

_Encarar la pandemia desde el Gobierno no había sido tan fácil como se veía desde la oposición. Luis Arce recibe muchas críticas por su accionar en este tiempo. Seis de sus ministros están con Covid-19 en este momento, otro ya se alejó del gabinete por la misma causa y otros tres ya pasaron por la enfermedad. Se habla de una crisis de gabinete el 22 de enero. Pero más allá de las condiciones de salud, el presidente debería tener colaboradores que asuman plenamente sus responsabilidades en vez de estar buscando cómo echar la culpa a otros de lo que ellos no pueden resolver. El país lo agradecería. Los ‘lamentos bolivianos’ no nos van a sacar de la pesadilla en la que estamos.



Comentarios