Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 24/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Después de su demanda de ‘aguantar’ el embate de la cada vez más mortífera pandemia, el presidente del Estado les ha pedido a los bolivianos ‘derrotar al miedo’ mientras llegan las vacunas. Difícil vencer al miedo, particularmente en Santa Cruz, ante el incremento de la letalidad en la región más afectada por el virus, por la insuficiencia de recursos de todo tipo para combatirlo y por los desencuentros entre las autoridades locales en la aplicación de medidas de prevención/contención del contagio. Medidas que en este caso deberían responder, estrictamente, a criterios médicos, técnicos y científicos pero que por cálculos políticos y de otro tipo se modifican con frecuencia, generando confusión y temor entre los ciudadanos. Con la salud no se juega. Menos aún en tiempos de coronavirus.

_Los llamados ‘interculturales’ de Yapacaní demandan a pie firme una carretera, gas domiciliario, saneamiento de tierras y surtidores de combustible. Por gestión del ministro de OOPP, Servicios y Vivienda, Édgar Montaño, han concedido un cuarto intermedio hasta mañana lunes, tras haber bloqueado con esmero y eficacia la ruta a Cochabamba, además de pozos petrolíferos y plantas gasíferas en la zona, amenazando incluso con cerrar válvulas. Sin reparar en la gravedad de las acciones de sus ‘hermanos de Yapacaní’ ni en el perjuicio causado a la región y al país en medio de una brutal crisis sanitaria y económica, un ministro de Estado, hecho el distraído, insta al diálogo con impunes bloqueadores en vez de fijarles límites. Falta que les pida disculpas…



Comentarios