Opinión

cara a cara

12 de abril de 2021, 5:00 AM
12 de abril de 2021, 5:00 AM

_El Gobierno decidió abrir la frontera con Brasil en Pando. La decisión responde a un paro y a la presión ciudadana que no se concibe sin el intercambio comercial con las regiones fronterizas del vecino país. El intercambio de personas y de mercadería ocurrirá entre las 5:00 de la mañana y las 10:00 de la noche. La determinación se parece a la de un padre que decide cambiar de opinión ante el primer berrinche de su hijo, aún a sabiendas de que lo que el niño pide no es saludable para él. Lo que el Gobierno hace en el norte del país es jugar con fuego. No se puede desconocer que Brasil tiene más de 3.000 decesos diarios en la última temporada, la cepa que circula en sus ciudades es altamente contagiosa, afecta a gente más joven y puede matar en pocas horas. ¿Es que acaso piensan que en Bolivia habrá las suficientes terapias intensivas para soportar una ola de pacientes críticos? Lamentablemente, las decisiones demagógicas ponen en riesgo la vida de todos los ciudadanos.

 _La alcaldesa de Santa Cruz de la Sierra anunció nuevas medidas para frenar el contagio de covid-19, entre las cuales está poner límites a los horarios de circulación y de funcionamiento de algunas actividades. Los transportistas ya se declararon en emergencia y aseguran que no permitirán las restricciones, anteponiendo sus intereses sectoriales a la salud de la mayoría, incluso la de sus propios hogares. Es de esperar que impere la autoridad y que las decisiones se tomen en bien de la mayoría y no de unos cuantos, aunque sean altamente ruidosos.



Tags