Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 22/4/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Ha fracasado la lucha contra la violencia machista. Hasta donde se conoce, dos mujeres: Vilma y Fabiola denunciaron a sus agresores, pidieron ayuda y aun así perdieron la vida apuñaladas por quienes las vejaban desde hace tiempo. De nada sirve que las leyes describan los tipos de agresiones si el sistema no funciona, si las víctimas no son atendidas como se debe o si faltan recursos económicos para viabilizar su protección, aparte del maltrato que muchas veces sufren de parte de policías o fiscales indolentes frente a su dolor. Dos mujeres fueron asesinadas por sus parejas en esas condiciones y en menos de un mes. No sabemos las cifras de los violentos que reinciden. Lo que sí se sabe es que no se puede seguir mirando al costado y que se necesita corregir cuanto antes ese mecanismo inútil de atención a las víctimas de violencia en el hogar.

_Los colonizadores de la Chiquitania, también conocidos como interculturales, bloquearon a una comisión de autoridades municipales de San Ignacio de Velasco y Concepción que iba a poner mojones para demarcar dos áreas protegidas. Les cerraron el paso porque no querían que nadie ponga límites a su avance por esas tierras, muchas de las cuales tienen vocación forestal y no agrícola. Los colonos obligaron a los alcaldes a decirles que iban a ser incorporados en las áreas protegidas, pese a que hay comunidades o asentamientos que aún no han sido legalizados. En buenas cuentas, eso significa que ya no se puede circular con libertad por el territorio chiquitano o que hay que pedirles permiso a los dirigentes. Eso no es legal. ¿O es que acaso queremos más territorios sin Estado en Bolivia?



Comentarios