Opinión

cara a cara

5 de julio de 2021, 5:00 AM
5 de julio de 2021, 5:00 AM

_El luto pudo evitarse. La muerte de un policía en los yungas de La Paz es consecuencia de una división de cocaleros que, en lugar de ser resuelta, es alimentada desde las filas del MAS. Divide y reinarás, es una frase conocida desde el imperio romano. Ni al gobierno de Evo Morales ni al de Luis Arce les conviene tener a cocaleros paceños críticos y opositores; por eso, en cuanto volvieron al poder alimentaron una dirigencia paralela. Las tensiones crecieron y terminaron en muerte. En realidad, lo que se hubiera esperado de autoridades responsables es que se propicie el diálogo para alcanzar acuerdos, puntos de encuentro. En este caso, pasó lo contrario. Es de esperar que la reunión convocada por el ministro de Gobierno busque una salida definitiva y equilibrada para ambas partes.

_La vacunación avanza a paso firme. Los menores de 30 años son mayoría en las filas para conseguir la inoculación. Sin duda es lo que se esperaba del gobierno nacional, que hiciera los esfuerzos necesarios para conseguir los biológicos y dar certezas a la población. En esa misma ruta, ahora es fundamental que organice sus cuentas para honrar las deudas con los médicos contratados para atender el covid. En varios hospitales denuncian que se les paga de manera irregular o no se les paga desde que se firmaron los acuerdos para que trabajen. En primer lugar, hay que reconocer que dieron todo, en una etapa crítica, para salvar vidas. En segundo, no se puede permitir que los centros de salud se queden sin profesionales por un incumplimiento administrativo.

Tags