Opinión

cara a cara

9 de julio de 2021, 5:00 AM
9 de julio de 2021, 5:00 AM

_María Betania es una jovencita cuyo drama ha forjado una cadena de solidaridad a través de las redes sociales. En pocas horas se multiplicaron mensajes estimulantes y ofrecimientos de apoyo después de que ella agotara su convencimiento de que, pese a su voluntad y esfuerzos, no podía seguir luchando sola y en silencio para superar un problema de salud que empezó a agravarse a finales del año pasado: El avance de la ceguera ocasionada por la diabetes. El mal le privó por completo la visión de su ojo izquierdo y le está afectando el derecho. Debe someterse cuanto antes a una operación para no quedarse sin los colores de cada amanecer y poder terminar sus estudios. Ella decidió contar lo que estaba pasando porque no se imagina viviendo sin luz. Por eso todos debemos estar con María Betania. Una cuenta a su nombre está abierta en el Banco Unión. Ayudémosle a superar el duro trance.

_Ni su ruego para cambiar cárcel por casa “donde sea”, conmovió a su juzgador implacable que incluso, con ojo clínico, halla ‘comunes’ sus problemas de salud entre procesados y encarcelados. Así, la expresidenta Jeanine Áñez, acusada de terrorismo, sedición y conspiración bajo la tramoya insostenible del ‘golpe de Estado’, seguirá privada de su libertad en la cárcel de San Pedro donde está recluida ‘preventivamente’ desde hace más de 100 días. Hoy se le abrirá un nuevo proceso para un juicio de responsabilidades por genocidio, lesiones graves y leves. El abuso y el ensañamiento judicial contra ella no tiene límites.



Tags