Opinión

cara a cara

13 de julio de 2021, 5:00 AM
13 de julio de 2021, 5:00 AM

_Un nuevo paradigma está naciendo. Las masas dejaron de ser tales y ahora son individualidades. Las consignas dirigidas por líderes totalitarios ya no tienen la obediencia ciega como respuesta. La libertad de ser es parte de la impronta de los seres humanos y las muestras quedan claras en el continente. Hace unas semanas, el presidente de Cuba, Manuel Díaz Canel, decía: “La libertad de expresión en la Revolución sigue teniendo como límite el derecho de la Revolución a existir”. Y resulta que el domingo la libertad de expresión prevaleció frente a la orden de callar, aunque sea a costa de represión y violencia. A los otrora revolucionarios, ahora atornillados en el poder, les cuesta comprender que el mundo ha cambiado y que sus recursos para esconder la realidad ya no tienen efecto. Las evidencias son sembradas en todo el mundo.

_¡Vaya gustito el de los asambleístas en tiempo de pandemia! Se conoció una licitación de mobiliario para el nuevo edificio del Poder Legislativo. La sorpresa está en que entre los ítems requeridos hay sillas ejecutivas de más de Bs 5.000 cada una; semiejecutivas a más de Bs 3.000 por unidad. Por si fuera poco, el plazo de adquisición es de dos meses, lo que hace imposible que los proveedores sean los pequeños y medianos empresarios bolivianos. Por si no se dieron cuenta, en Bolivia faltan plantas de oxígeno medicinal, se adeuda salarios al personal de salud que lucha en primera línea contra el covid y hay un sinfín de necesidades fundamentales por cubrir. En síntesis, los ‘padres de la patria’ parecen estar ausentes de la realidad y, por supuesto, están actuando como padres ausentes e irresponsables con sus hijos, los ciudadanos.



Tags