Opinión

Cara a Cara

20 de agosto de 2021, 5:00 AM
20 de agosto de 2021, 5:00 AM

_La Dirección de Tráfico y Transportes del municipio se ha movilizado para evitar los estacionamientos en doble fila que representan una de las causas del caos vehicular que afecta a la urbe cruceña. En estos casos, como en otros, mucho tiene que ver la actitud de conductores públicos y privados con escasa conciencia ciudadana. Los abusos frecuentes que cometen tienen que ver, esencialmente, con su falta de compromiso con la ciudad. A los infractores de la norma les pegan en el vidrio trasero de sus vehículos un enorme cartel que los identifica como tales. Muchos de ellos toman la sanción como si les entregaran un certificado de buen comportamiento en el vecindario. ¡Qué pena!

_Por los excesos del último fin de semana, podrían volver a endurecerse las medidas para el funcionamiento de locales nocturnos que incumplen las normas municipales para evitar que los contagios de covid-19 vuelvan a registrar una escalada, especialmente entre la gente joven que no mide riesgos ante el letal virus. El afán de lucro no observa, como se ha dispuesto, la ocupación de solamente el 50% del aforo de dichos locales. Tampoco deja de llamar la atención que más de medio centenar de ‘boliches’ improvisados abre sus puertas en el casco viejo de la ciudad, sin reunir condiciones mínimas de salubridad, higiene y seguridad. ¿Quién y bajo qué requisitos autoriza su apertura? Por si fuera poco, gendarmes y policías brillan por su ausencia en las zonas bolicheras donde se registran los previsibles desbordes. La vuelta a la normalidad demanda responsabilidad colectiva.



Tags