Opinión

Cara a cara

10 de septiembre de 2021, 5:00 AM
10 de septiembre de 2021, 5:00 AM

_A Sergio Ramírez, exvicepresidente y laureado escritor nicaragüense (Premio Cervantes de Literatura 2017), tuve el privilegio de conocerlo personalmente, con motivo de su llegada a Santa Cruz de la Sierra en 2015. Ese año, junto al periodista y también escritor estadounidense Jon Lee Anderson, fue invitado de lujo de EL DEBER en la Feria Internacional del Libro. Con ambos personajes compartí, además, un agradable viaje a la Chiquitania que, incluido un exclusivo concierto de música misional, los dejó gratamente sorprendidos. Poco después, me reencontraría con Sergio en su propio país al que viajé por un seminario periodístico realizado en la capital Managua donde, con sencillez y amabilidad, expuso credenciales de excelente anfitrión.

_Ahora Sergio tiene orden de detención y arraigo por “realizar actos que fomentan o incitan al odio y a la violencia”. Lo acusa la Fiscalía de Nicaragua que, además, dispuso el allanamiento de su domicilio donde solamente encontrarán sus libros de toda la vida. También lo sindican de “lavado de dinero y menoscabo a la integridad nacional”. El escritor ha rechazado los cargos. Está fuera de su patria donde, menos mal, no puede alcanzarlo el sátrapa Daniel Ortega que manipula a su antojo fiscales y jueces. Así ha arrestado y/o enviado a juicio a 36 opositores, incluidos 7 aspirantes a la Presidencia en las elecciones de noviembre y que busca ganar de cualquier modo para perpetuarse en el poder. Nuestra solidaridad con Sergio y con todos los nicaragüenses oprimidos, encarcelados y perseguidos por un régimen canalla y ruin.

Tags